Licencia para manejar países

Posted on abril 18, 2012 por

1



Por Lina Ceballos

No sabemos si el majestuoso presidente de los Estados Unidos es más eficiente allá que acá, porque eso de hacer desaparecer indigentes, trabajadores informales, la pobreza y hasta los perros callejeros, en menos de dos días, eso sí que es un buen alcalde, ¡carajo! “El mejor alcalde que hasta el momento ha tenido Cartagena”.

Mantener la ciudad amurallada protegida por un sinnúmero de policías, limpia y hasta con calles pavimentadas (que no estaban así desde hace años), es el buen trabajo de un alcalde. Alcalde que no tiene Cartagena y ninguna ciudad Colombiana. Alcalde que se busca, se anhela, se desea, pero no se encuentra.

Ese es el trabajo de todo un dueño de un mundo, que pretende burlarse de unos cuantos indiecitos y cogerse otras cuantas indiecitas, sacarnos todo el dinerito que tenemos y dejarnos con unos cuantos espejitos. Ojalá, al menos, nos pusieran un espejo en frente para ser testigos de una Colombia que creemos madura, civilizada, evolucionada, pero que en realidad es la burla más grande hecha por unos pocos dueños de un planeta llamado Tierra, que ya de tierra no queda nada, ¡que nos restituyan esta tierra! De algo ha de servir su Ley, Señor Vargas Lleras.

Shakira y sus payasadas, Ublime y su Shakira, un burro, unas guayaberas… que Cumbre tan interesante y sustanciosa. Gracias, medios de comunicación colombianos, gracias por seguir dejando en la completa ignorancia un pueblo que necesita motor, que necesita gasolina (pero no de esa que está por las nubes, porque no nos alcanza), que necesita un móvil para decir, de una vez por todas, ¡NO MAS: no más circo y más pan, más trabajo, más estudio, más libertad de expresión, más información (pero no la de ustedes, RCN y CARACOL), más dignidad!

A mí que no me vengan con retórica funcional, con exigencias nimias ni leyes idiotas. No me vengan con cuentos chinos (ni carros chinos, ni tecnología china). Lo que quiero es, de algún modo, expresar este malestar cultural. Y perdónenme, señores legisladores y señor ministro del interior, la manera tan frentera de delinquir al no usar comillas, pero es que me tienen dolida, conmovida, mareada, iracunda. Este Gobierno me tiene desolada, pero me tiene aún más dolida mi pueblo, ese que es ultrajado, penetrado, violado y botado; ese que lo único que consigue hacer es suspirar ante tanto dolor y maltrato.

No me importa si me tildan de sensible, emocional y hasta hormonal. Necesito desahogarme entre líneas, sacar este dolor; este desasosiego y, sobre todo, esta impotencia de no saber qué ni cómo hacer(lo), cuando se tiene tan claro el para qué y el por qué. Quiero decir tanto y, como siempre, terminar diciendo nada. Agradezco a cuantos de ustedes me leen y sienten enormes deseos de un país mejor, de otro gobierno, de alguien que de verdad sepa manejar un país.

Que alguien me explique cuál es la insistidera en tener una licencia para manejar un carro si dejamos manejar todo un país a cuanto arrodillado se nos pone en frente. Digo, encima.

Fotografía principal: Presidencia de Colombia. Fotografía dentro del artículo: White House.

Anuncios
Posted in: Diatribas, Opinión