El avión desaparecido

Posted on abril 9, 2012 por

0



Por Santiago Nicolás Torres Patiño

La noticia es tan increíble que parece ficción: un avión Beechcraft King Air 300 (con matricula HK-4406), de la empresa Antioqueña Aerocapital, desapareció.

Inicialmente se dijo que desapareció de los hangares de una compañía de aviación general. Posteriormente, la versión cambió a que este había despegado con autorización porque presentó toda la documentación requerida para ello. Su vuelo fue normal hasta antes de llegar a la frontera con Panamá, donde apagó el transponder* para no ser rastreado. A pesar de la interceptación hecha por aeronaves de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), los tripulantes del HK-4406 hicieron caso omiso a las advertencias y continuaron su vuelo. Se supo luego que una tripulación falsa retiró el avión del hangar, diligenció plan de vuelo hacia la Isla hondureña de Roatán y decoló a las 4:50 de la Madrugada. Después, sin razón aparente, aterrizó ilegalmente en una pista en cercanías a Carepa (Antioquia) y continuó su vuelo hacia Centroamérica.

Más increíble es que, en un país con gran conocimiento del modus operandi de los vuelos al servicio del narcotráfico, aún sucedan “desapariciones” como esta. Y, aunque este caso ha suscitado la atención de los medios de comunicación, no es el primero que ocurre en Colombia.

El 17 de Julio de 2009 un Piper PA-31, de registro HK-4331, desapareció bajo circunstancias similares. Aún nada se sabe sobre su paradero. Trece días después, otro avión del mismo modelo, con matrícula HK-4337, fue detectado por la FAC en una ruta idéntica a la del Aerocapital. Éste  también escapó, pero, posteriormente, fue encontrado en Centroamérica por las autoridades Guatemaltecas.

Hasta ahora no se sabe nada del King 300 de Aerocapital, aunque se presume que aterrizó en alguna pista en Honduras. Surgen interrogantes para la Aeronáutica Civil y la FAC:

¿Cómo es posible que, existiendo tantos antecedentes de tráfico de estupefacientes en el país, una aeronave sospechosa pueda salir de una manera tan sencilla? ¿Cómo dos personas despegan un avión del aeropuerto más grande del país con documentación falsa y pasan todos los filtros de seguridad sin problema? Y, más importante aún: ¿por qué tantas contradicciones por parte de la Aeronáutica Civil en las declaraciones dadas acerca del suceso?

De igual manera, pregunto a la empresa propietaria de la aeronave: Aerocapital, ¿por qué sólo reportó el robo pasados dos días?

Santiago Castro, director de la Aeronáutica Civil, dijo que “era muy extraño que un avión se perdiera” y aseguró que se adelantan las investigaciones necesarias para que, en un corto tiempo, se sepa qué pasó con el avión y quiénes fueron los responsables de este incidente. Esperemos que así sea.

*Dispositivo utilizado por las aeronaves para su identificación en las pantallas de radar de los centros de control aéreo. Muestra parámetros como el registro, la altitud y la velocidad.

Fotografía: (cc)Josh Beasley

Anuncios
Posted in: Opinión