Juan Manuel no es un traidor

Posted on marzo 27, 2012 por

2



 Por Andrés Durán

(El Pasquín)

Querido lector,

No puedo evitar que mi curiosidad se despierte cuando escucho a la gente hablar de nuestro dignísimo presidente Santos. ¿Por qué tienen que andar comparándolo, con el hoy ciudadano, Álvaro Uribe Vélez? Hablan del presidente Santos y les entra un tic nervioso. Un nudo en la garganta les hace temblar la voz y, automáticamente, inicia la masacre verbal contra el mencionado.

Traidor. Eso es lo que más se lee en las redes sociales. Así le dicen los defensores del doctor Álvaro. Los que no son uribistas lo llaman inútil, mientras tanto, los de izquierda lo tildan de burgués y gomelo. En mi opinión, de todas las anteriores, solo le cabe la denominación de gomelo. Pobre tipo. ¡Por dios! ¡Vivir bajo la sombra de 8 años de gobierno uribista! Ahora bien, ¿Cuántas emergencias invernales le tocaron al dirigente máximo de la anterior administración? Ninguna. Este tipo, en cambio, ha tenido que lidiar todo su gobierno con la primera emergencia y sus efectos -sin hablar las otras que vinieron tras esa.

¿Por qué le dicen traidor? ¿Dónde está el puñal en la espalda del Mahoma de la seguridad democrática? ¿Qué es seguridad democrática? Por ahí quiero empezar. No se puede traicionar lo que no se conoce. No sé que es la seguridad democrática. Además de repartir bala a dónde caiga, no entiendo ese concepto y nadie ha podido explicármelo hasta ahora. Hombre, sí. Dejó que se le quebraran los 3 huevos a Uribe. (¿Cuáles huevos?, ¿A qué se refería el ex presidente?). También le habla a Chávez y a Fidel. No vive arrodillado con los gringos y le encanta la diplomacia. No le ha prometido a ningún colega que, si lo ve “le da en la cara, marica”.

¿Traidor por qué? ¿De cuando acá usar el nombre y las ideas de alguien para ganar unas elecciones presidenciales es traición? Traición… cuando Figo se fue del Barcelona al Real Madrid; traición la de Judas a Jesucristo. Lo de Santos se llama Marketing. El tipo supo venderse y los votantes compraron. Tiene creatividad. Creo que podría vender hasta un tinto con hielo. Es un teso. Es astuto.

Tienen más fundamento las críticas del otro lado: que parece travesti. Está bien. Bonito bonito, no es. Del intento de privatizar la educación lo declaro inocente ¿qué presidente en este país no ha querido privatizar un derecho fundamental? Unos la salud y la vida. Santos la educación. Él tiene derecho a descacharse. ¿Por qué no? Que la gasolina sigue subiendo. Dejemos que siga subiendo. Nosotros, haciendo gala de nuestra colombianidad, sacaremos la plata de algún lado. Si hay para comprar el carro, para llenarlo también.

La guerrilla nos tiene azotados. Ajá. ¿Cuándo no ha sido así? Si los medios no difundieron lo que hacían los guerrilleros, si se dedicarán a transmitir los falsos positivos, las chuzadas, la parapolítica, los shows de Piedad y las peleas con los vecinos, no es culpa de nuestro galante presidente. Todo eso ocurrió en el gobierno anterior. No en este.

El anterior hacía consejos comunitarios. Nuestro presidente hace asados sabaneros. Tiene derecho, trabaja mucho. Arreglar éste país no es fácil. Si lo fuese alguien más ya lo habría hecho.

Juan Manuel es más “verraco”. Echarse en contra la opinión pública es algo que ni Samper, ni Pastrana y ni Uribe fueron capaces de lograr. Quisiera ver a alguno ellos logrando ésta hazaña. Sólo el temple especial de nuestro presidente puede lograrlo. Reconózcanlo: alguien que tenga en su gabinete a Angelino Garzón, un sindicalista reconocido y consagrado, tiene temple, o al menos, tiene un fetiche raro.

Yo quedo contento. Yo voté por Mockus. Algunos creyeron ciegamente las palabras del ciudadano Álvaro Uribe y no se dieron cuenta de que Santos no es Uribe. Uno es liberal y el otro godo. Uno es reservista de la Armada nacional, y el otro, como diría Garzón, tiene pulso armado. Son totalmente diferentes.

¡Uribistas! Déjenlo tranquilo. Nótenlo ya. Juan Manuel Santos no es la reencarnación de Uribe, Antiruribistas e izquierdistas: la embarró, es cierto. Pero denle una oportunidad.

Hace un tiempo hubiera dicho: Germán Vargas salve usted la patria, pero no. Deje así. El 2014 nos traerá nuevas elecciones, esperemos nuevo presidente. Y por supuesto, un nuevo mundial.

Fotografía: Presidencia de la República

Anuncios
Posted in: Política