De fiscales y ternas de uno: el final de la saga (creo)

Posted on marzo 23, 2012 por

1



Por Paola Ordóñez

Con la elección de Viviane Morales como Fiscal General de la Nación, creímos haber dado fin a la larga historia de disputa entre la Corte Suprema y el ex presidente Uribe. En su momento, escribí cuatro [1, 2, 3, 4] columnas dedicadas al tema. En ellas manifesté mi inconformidad frente a la payasada conocida como “terna de uno”, una terna nominada por el presidente donde, en realidad, no hay tres sino un solo candidato viable. Pues bueno, nos equivocamos: el Consejo de Estado consideró que hubo nulidad en la elección de Morales y la tumbó del cargo. Nuevamente los colombianos quedamos a la espera de una terna propuesta por Santos.

Las cosas se dieron fácil. Santos propuso una terna en la cual nominó a una administrativista, una comercialista y un penalista. Sin embargo, esta vez no hubo tanto revuelo por ser una terna con sólo un penalista. Antes, con una de las ternas propuestas por Uribe, se dio una gran discusión por esta misma situación que la Corte usó como argumento para excusarse de elegir. ¿Acaso se trató de un argumento de conveniencia? Me queda la pregunta de si, ahora que la terna no venía de Uribe sino de Santos, ya ese argumento no tenía peso. Al parecer no y, efectivamente, anoche tuvimos nuevo fiscal: el señor Montealegre.

Si bien ni la Constitución ni la ley exigen que los ternados sean penalistas, cabe preguntarse qué tan idóneo es que la Fiscalía quede en manos de una persona sin experiencia en materia penal. No digo que sea imposible o necesariamente imprudente, pero sí creo que, si yo fuese magistrada, probablemente me inclinaría a dar mi voto a alguien con un poco más de experiencia en el tema. Después de todo, estamos hablando de la Fiscalía General de la Nación.

Como dice la noticia en Semana: “Con 16 votos, el abogado penalista fue elegido como el reemplazo de Viviane Morales”. No es gratuito que el destacado de la noticia vaya con la palabra penalista.

En otro tema, me pregunto si la terna de Santos fue inclusiva desde una perspectiva de género. Muchos celebraron la inclusión de dos mujeres. ¿Y qué? Sí, nominalmente fue un gesto de apoyo al género, pero queda un sabor agridulce. Todos sabíamos que iban a elegir a Montealegre. Entonces, ¿qué tan inclusiva era la terna? ¿No hubiese sido más emocionante ternar 2 mujeres y un hombre, todos expertos penalistas?

Llegamos, creo, al final de una saga. Una saga larga, aburrida y llena de movidas interesadas. ¿Fue el nombramiento de Montealegre en la terna un guiño de Santos a Uribe? ¿Influirá la relación de Montealegre con Carlos Palacino de Saludcoop en su función como Fiscal General de la Nación? Todo está por verse, pero parece que salimos de la oscuridad. Ojalá se cumpla el refrán: “después de la tormenta siempre viene la calma”. ¿Será que en Colombia eso es posible?

Fotografía: Presidencia de la República

Anuncios
Posted in: Opinión, Política