De fiscales y ternas de uno: ¡qué tristeza!

Posted on julio 27, 2010 por

5



Por Paola Ordóñez

Nuevamente escribo respecto de la no elección de Fiscal General de la Nación. Este tema, más que preocupada, me tiene completamente sorprendida. Es increíble que este tipo de cosas sucedan en una democracia y, más aún, que sucedan y nadie diga nada al respecto. Escasamente unos columnistas tratan el tema de vez en cuando, pero después de un año del mismo asunto todos nos hemos venido acostumbrando. Y ni hablar de la “opinión pública”, ese monstruo que por ocasiones es amnésico y deja pasar este tipo de cosas.

En mi anterior columna del tema, planteé que existía un problema jurídico difícil de resolver al momento en que hubiera cambio de presidente sin que se hubiera elegido al Fiscal. ¿Podría el nuevo presidente nombrar otra terna o no? fue mi pregunta. Ahora parece claro que eso es precisamente lo que va a suceder. Santos nombrará una nueva terna en un gesto de reconciliación del poder ejecutivo con el judicial, y la Corte elegirá. ¿Sería esta la solución correcta? La verdad creo que a pocos interesa si es o no el camino adecuado.

Estamos acostumbrados a que ese tipo de improvisaciones son necesarias, y las aceptamos llamándonos “prácticos”. Yo creo que no está bien, que la solución no es esperar el tiempo que sea necesario para que el Presidente o la Corte cedan y se resuelva el problema. O peor aún, esperar a que se elija y posesione un nuevo primer mandatario para salir del rollo. Creo que una posible solución es que un tercero dirimiera este tipo de conflictos entre los dos poderes, pero todas esas ideas siguen en las nubes. ¿Cómo es posible que el presidente que entra a gobernar para los siguiente 4 años –si es que su ambición no le exige otro período más- elija al señor Fiscal de la Nación, jefe del ente investigador y acusador? Suena extraño, ¿no? Permitir que yo postule a tres de mis amigos para semejante cargo, ¿acaso no me da algo de ventaja y seguridad? Yo pienso que sí, y el tema es alarmante.

Como dije cuando empecé a hacerle seguimiento a este tema: las cosas pasarán así, nadie dirá nada, todos jugaremos a hacernos los idiotas o los prácticos –lo que es peor-, y el señor Juan Manuel Santos presentará una terna que la Corte recibirá gustosamente y tendremos Fiscal de inmediato. Así son las cosas en Macondo, claro. Y después nos preguntamos por qué aquí las normas son un adorno muy bonito que hay que utilizar sólo de vez en cuando. Las cosas que vivimos como pueblo y como país no son gratuitas, y parte de esa responsabilidad cae en hombros de todos nosotros, así sea por omisión. Ojalá le paráramos tantas bolas a este tipo de situaciones como lo hacemos con el fútbol o las novelas de la noche. Qué tristeza.

Columnas antiguas de Paola sobre la elección de fiscal: Parte I, Parte II, Parte III

Fotografía: Uso justo, tomada de Santos Presidente

Share

Anuncios
Posted in: Opinión, Política