Hábitat

Posted on julio 23, 2010 por

0


Por Camilo M.

I

La quiebro, amortiguo sus tacones, recuesto su gravedad sobre muslos algodonados, oprimo su vientre, me autorizo, tejo mi fragancia, la contagio, me retuerzo, la respiro, la aspiro, la inhalo, exhalo y mi viento hace curvas bajo su clavícula de mimbre, muerdo sus pecas, mastico su boca, su boca se abre, engrano sus labios, irrito su blusa, contraigo su encaje, dejo a su cuello atormentado, pasteurizo sus lunares, peino sus vellos, chupo su lengua, la llevo, me inserto en su ombligo, la atravieso, la debilito, perforo su ropa, conspiro, raspo sus motas, araño sus manchas, cocino sus zapatos, descuartizo sus calcetas, la abanico, cuento sus botones, me confío, robo aire, alunizo en su cadera, gesteo, desmiembro sus broches, la ignoro, la levanto, arranco sus plataformas, las posiciono, peso sus senos, boxeo con ellos, creo un ángulo, empalmo madera, me sostengo de sus cerezas rosadas, engendro saliva, me revuelco, la desestabilizo, lengüeteo su fresa izquierda, abstraigo su derecha circularmente, la barnizo, incubo su tembladera, le fabrico espasmos, la electrocuto, recargo sus gritos mudos, me visto de ley, me transporto bañando la piel de su estómago, enchufo un colmillo en su bragueta y la desgarro, enumero los centímetros de pantalón, los insulto, los desentubo, los mojo, los remuevo, los doblo, me reintegro, hago diplomacia, esquío la nube acuática que empapa su enagua, la disfruto, la memorizo, la pruebo y retrocedo, mido, me desordeno el cabello, arrebato la tela que falta, la empujo, la presiono, la pulverizo, la sacudo, me divido, esquivo preámbulos, me encorvo como un corno, quemo sus piernas, sus piernas se abren, me disuelvo, desbarato sus cuasifibras, me arrastro hasta su pelo, la afeito y lluevo sobre su luz, la lamo, la succiono, me bebo sus aguas, sorbeteo su néctar, me refriego la barbilla, continúo, incansable, emulo, desquebrajo su carne, me le introduzco, hago las presentaciones, giro, convulsiono a voluntad, atornillo mis dientes a su clítoris, pellizco sus flores, las mutilo, las coso, las suelto, me aparto, aguardo, comercio tenuidad, me desharapo, me sobrepaso, me acelero, me incorporo, la apetezco, lloro sobre su triángulo, hago la venia, solicito el permiso, me inclino, me coordino, toco sus senos, añado fricción por kilos, busco apoyo, sus rodillas miran con rabillo de ojo al techo, me trabo en ellas, las separo, las amarro, se fijan, engancho mis palmas a las orejas de su núcleo, sus ojos se amplían, se armadillan sus primeros labios, la bloqueo, me recorro, la penetro, escarbo su blandura, la vuelvo blanquiazul, regreso a sus senos y hago figurines de circo pobre, coincido, la desespero, la dinamito, sus piernas se comprimen y me comprimen, me influencian, me susurran, me convencen.

Me detengo, me estanco, me ahogo, me conecto, me retribuyo, me distribuyo y me ensamblo.

II

Piso sus cordones, troncho sus tobillos, neutralizo su gravedad sobre muslos algodonados, arrugo su camisón, palpo sus cumbres, me bato en su cuello, me alargo sobre su embocadura y sincronizo flujos de aire bajo su pecho de alcornoque, me vuelvo un corcho, le quito sus cauchos, lo paralizo, lo culpo, cultivo rabietas en su guantera, denuncio sus errores instantáneos, me rebobino, me devuelvo, lo devuelvo, computo las tangentes de sus cejas, me incremento, me sobrepongo, confisco sus uñas, me muerdo desde dentro, coqueteo, contengo mis líquidos, lo persuado, lo consuelo, me esperanzo, lo congelo, cruzo su cogote al estilo meridional, mino su abrevuelo, apago sus aeropuertos, lo bombardeo, lo amenazo, amanezco sobre sus líneas, me adapto, me absorbo, le pongo documentos en la sobrebarriga, me sobrebarro, me yuxtapongo, me inflamo, arruino las marquillas, transito mis ramas y las enredo en su bosque, me vuelvo canela, bromeo, me contrato, me contrapongo, me controlo, me descontrolo, garrapateo las trincheras que le voy dejando en los costados, granizo sobre su rostro, hiervo su hombría, implosiono, me equivoco, me canto, le canto, lo abofeteo, lo cacheteo, me hago licuadora, lo hago literatura, lo surco en mi nube de agua tibia, me fatigo, propongo, libero al caimán de mi cabello y creo una película solferina, me privatizo, me inmiscuyo, bordeo su camisón, tizo sus jardines, los enveneno, los confundo, los convenzo, calculo los esfuerzos mutuos en pro de proscribir el camisón, me fastidio, extirpo el trapo, manufacturo vocales con la boca, procuro consonantes con las muelas, desalojo mis torpedos, me golpeo en sus esternones, me acarreo, me torno pretenciosa, gargareo, planifico, descarto, aristoteléo, pienso en la Julieta lívida, leo la cabalidad de su plano, me afilo, me desafino, me traslado, nado con mis manos de piedra, innovo sus montañitas sensibles a jalea, me hago titular, me tropiezo en su carne y me abollo, me engraso un meñique, le hago oriones en las aréolas con mi petróleo transparente, me prolongo, me extiendo sobre la sabanilla, forro mi perfil, recomienzo, me estimulo, me vaiveneo, uso mi chuleta acuosa, repaso geometría universitaria por su babor de tetilla, me obstino, desciendo a sus alturas, me orillo, me desprendo, sobrevuelo su saliente, me ruborizo, me desregulo el cabello, mato al bluyín, me colaboro, vendo mis manos, triunfo sobre su maldición, trabajo en ‘cómo’didad, me gradúo como arquitecta, me verifico, lo intimido, me altero, lo estorbo, lo turbo, desgrano los cuadritos, pongo las coordenadas, me sustento como diente león sobre su obelisco, lo calo, chapoteo, lo rocío, me enclavo, me crucifico, me meneo, me estropeo, me enhebro, me engarzo, me pincho y exprimo sus pinos, mi pescuezo como balín ingrávido, me desparramo, me derrito, contraataco, me puntúo, me cerceno, me aguo.

Me balanceo y columpio diez yemas a través de sus naranjuelos, me adhiero y me ensamblo.

III

Nos abatimos, nos vilipendiamos, zapateamos con el filete de campana, nos traicionamos, nos lesionamos, nos ubicamos, nos sugerimos mandamientos, nos escalamos, nos subimos y nos bajamos, nos servimos, nos engullimos, nos tatuamos, nos zambullimos en nuestros senos y nuestras ubres, nos monopolizamos, nos vendemos, nos recuperamos, nos laminamos el útero y la próstata, nos pateamos los testículos, nos colgamos de los ovarios, nos vibramos, nos contemplamos, convidamos agridulzura, nos degollamos, nos solidificamos, rebullimos y adoptamos forma de goteo de aceite, nos vaporizamos, nos interpretamos, nos simbolizamos, nos pintarrajeamos corcheas turnando conductos, nos pincelamos payasos cristianos, exageramos, nos juntamos, nos lamemos, nos ensalivamos, nos escupimos, nos espumamos, nos revolcamos en baba, nos felicitamos, giramos, nos fileteamos, nos esterilizamos, nos hallamos, nos helamos, nos humillamos, nos impedimos, nos abrimos, nos disecamos, frustramos retiradas, extinguimos lo seco y lo blando, nos plastificamos, nos fumamos, tomamos de nuestros cáliz y nos emborrachamos con inmediatez, nos freímos, nos estiramos, nos encalambrábamos, nos dominamos, nos nombramos, nos nominamos, especificamos rutas de acceso, trazamos veletas eléctricas de conducción vaginal, gruñimos, bufamos, gritamos, nos gritamos, nos mordisqueamos, bailamos sobre nuestros órganos, nos establecemos, nos abastecemos, nos tumbamos, nos podemos de pié, de rodillas, en las manos, en las muñecas, en las pestañas; nos gustamos, nos tosemos, nos oxidamos en una fricción mitológica, nos naufragamos, conducimos ebrios de nafta blanca, nos redireccionamos, nos chupamos, nos amoreteamos, nos marcamos, nos entrevistamos, nos entrevestimos, nos revitalizamos, nos rasguñamos, escarbamos nuestros perniles, nos amontonamos, nos juntamos, nos reunimos, nos evaluamos, nos medimos, nos calibramos, nos procrastinamos, nos eliminamos, nos restauramos, nos enfermamos, nos hacemos obesos, adelgazamos, nos contraemos, rebotamos como legumbres corruptas, nos infectamos, nos apestamos, nos esparcimos la pandemia, nos contaminamos, propagamos revoluciones, formulamos series de introducciones que oscilen con velocidades públicamente inaceptables, nos sembramos árboles, nos catamos, nos narramos y nos agarramos y nos desgarramos el pellejo, marchamos sobre uno, lloviznamos sobre el otro, nos lucimos, nos exponemos, nos iluminamos, nos oscurecemos, nos catamos, nos acatamos, designamos porquerías dulces, parlamos, percibimos, amplificamos, preferimos, nos neviscamos, nos bombardeamos, nos interceptamos, nos hundimos, nos taladramos, nos calamos, nos ahondamos, cavamos canteras, nos punzamos en movimientos absolutos, nos rebanamos, nos apolillamos, nos linchamos, nos entrecruzamos, compramos júbilo, nos regocijamos, nos limpiamos la cubierta, nos orientamos las proas, nos destapamos los poros, nos chuzamos, deprimimos nuestras zarpas en nuestras espaldas, sangramos, nos desangramos, nos apresamos, nos hacemos estáticos, nos esterilizamos, nos reventamos, nos comemos nuestras nubes, nos precipitamos, nos equilibramos, nos canalizamos, nos yerbatizamos, nos hacemos jugo.

Nos localizamos, nos movilizamos y humillamos a los trompos, nos habitamos como chifonieres, como pianos y como libros; nos lavamos y nos ensamblamos.

Blog del autor: Camilo, dos puntos.

Share

Anuncios
Etiquetado: