La celebración es para luego

Posted on julio 20, 2010 por

6



Por juanfmantilla

Yo soy de los que aman a Colombia con todas las fuerzas.

Yo soy de los que creen que este país tiene un potencial inmenso en su gente.

Y tambien soy de esos que no creen que el 20 de julio de 2010 haya mucho que celebrar.

¿Celebrar qué?

¿200 años de un Estado fallido y sin rumbo?, ¿de una patria boba eterna que ya no cambia entre Federalismo y Centralismo sino que se mueve al vaivén de los caprichos de sus presidentes?

Eso no lo voy a celebrar, no soy capaz de decirle al mundo que 200 años después de habernos independizado solo hemos logrado llegar a ser el país número 46 entre los Estados fallidos, y que sólo nos falta sobrapasar a Bolivia, Congo y Angola (entre otros) para dejar de serlo. Me da vergüenza publicitarle al mundo la hermosa noticia de que si uno no es lo suficientemente “patriota” poniendo una bandera en la ventana, uno es multado. Hasta donde yo se, el patriotismo no es un deber o una imposición de nadie, es un vínculo del ser humano con la patria, que no se restablece con una multa.

Y entonces me dicen que no amo a mi país, que no creo en los colombianos, y que mi corazón pertenece a otro lugar.

Yo amo a mi país tanto, que creo que merece lo mejor, por eso critico y propongo, por eso digo que todavía no voy a celebrar, que voy a celebrar cuando hayamos logrado por lo menos tomar la decisión de coger las riendas e ir hacia algún lado, de cumplir los preceptos más importantes y sagrados: los impuestos por nuestra constitución. Celebraré el día en que Colombia en serio parezca ese Estado Social de Derecho que dice en el artículo primero. O lo haré el día en que el servicio a la comunidad, enunciado en el artículo segundo, sea en serio el fin esencial del gobierno.

Creo tanto en los 44 millones de colombianos que quiero verlos con Salud, educación y prosperidad, de modo que ese potencial tan grande que tienen se transforme en algo bueno, ojalá muy bueno. Algo que si vale la pena mostrar.

Y luego me dicen que por qué no celebro los avances que se han dado.

Me es imposible hacerme el pendejo y celebrar algunos logros mientras lo más dificil no se ha sorteado. A mi no me basta con una postal que muestra a Bogotá como una metrópolis del siglo XXI siendo que del Chicó al Chocó hay mucho más que 2000 kilómetros de distancia. Yo no quiero decirle al mundo que venga a ver mi país, si sólo los puedo llevar a Usaquén en Bogotá, Poblado en Medellín, o Bocagrande en Cartagena. No lo quiero hacer porque no es justo con ellos, porque si no les puedo mostrar el gran potencial de quienes viven en los barrios pobres, no vale la pena.

Y que me digan pesimista. Yo les contesto lo que decía Saramago: “Los únicos interesados en cambiar el mundo son los pesimistas, porque los optimistas están encantados con lo que hay.”

Espero con ansias el día en que todos podamos celebrar.

Blog del autor: Mi opinión pública

Fotografía: (cc)maulurizen

Share

Anuncios
Posted in: Opinión, Política