Vituperio al autárquico

Posted on junio 13, 2010 por

3


Obseso, obtuso y obcecado,
asimismo obediente
pero sin obelisco ni objetivo
su óbice y su óbito es la obstinación,
obstinación que también será obertura de su obnubilación.

Oblicuamente y sin objeto
oblitera la obra del verdadero observador
y en el obsceno obscurantismo
obsequia su obsoleta y obstaculizada obtención
aquella que obtuvo obviando.

Por Marcela López

Share

Anuncios
Posted in: Uncategorized