En honor al notable, auténtico, recto y limpio “partido” del CULO

Posted on junio 11, 2010 por

0



Por: SAG*

Cada día viene más a colación, en colación y educación y como aplicación, reflexión, relevancia y abundancia.

Analogías con el CULO, representadas entre los buenos “partidos” y los partidos políticos. Caso peculiar y particular de Colombia
El partido de toda la Colombianidad con sus partidos El partido Conservador, El partido de la U, El partido Liberal y El partido del Polo

He aquí la primera analogía en esta imagen, véase y léase bien y luego va la segunda como partidos por aquello de aquel “Partido”.

Este grabado da una concepción e ilustra y refleja claramente una situación, como la natural sustancia a una realidad, que además de ser tradicional y reinante, donde cada vez se mezclan e involucran más y nuevos partidos, generando tal engrudo de sustancias, que integralmente comenzaremos a relacionar en esta manifestación; en la que no solamente al verlo y leerlo, nos revela tal condición, sino una explicación. En la que tal vez, según su visión y situación lo lleve por este camino de exploración, asquiento por la abundancia de tal aliento en el asiento, que nos lleva y turba, a un terreno que apesta y espanta, desfavoreciendo aún más este escenario de secreción, hedor y terror.

¡Por cierto!

Respecto a este grabado, el orden, tamaño y agrado por los colores de los partidos no afecta su resultado, más solo lo hace, desdichadamente al no ver su verdadero significado, contenido solamente en un primer vistazo y no en su auténtico e ilustre simbolizado.

Esta es la mejor representación acerca de que y como está hecha esta situación, con esta ralea y su correlación, ¡o como es la estructura de esta nuestra administración! o más bien, toda esta diplomática “masa” política.

Así se debe ver, así debe entender, por que así debe ser, como una casi e “impecable” masa de comparación, como es, la que resulta de esta singular emulsión, que se carga y se unta, al ejercer de cohecho tal profesión con acción y expresión; la cual me permitió esta pequeña alusión y tal vez diferenciación, y por que no, hasta una solución, con esta casta, singular y redonda igualación, y de tal configuración, sale en alineación y conformación, esta excreción; y por supuesto su misma descomposición.

Así viene esta reflexión y a la vez rectificación, pero no por ello una eliminación, pues al compararle con el notable y conocido distinguido CULO, cuya palabra, sentido y fantasía misma, representa y corresponde verse, con suma educación, altura, elegancia y moderación.

Aunque pensándolo bien, hay culos de culos y estos ya mencionados y diferenciados “partidos” no son capaces ni de hacer honor a estos “verdaderos partidos”, y menos representar un CULO y mucho menos un buen y verdadero culo, o siquiera aquel del que nos atreviéramos a pensar o pudiéramos siquiera mal llamar, como “un mal culo”.

Tal vez aludiendo el de cualquier lerdo vertebrado o de un hombre bruto ya simbolizado y posesionado, representado aquel o más bien, representado por todo lo que aquel desaloja y arroja desde su pleno cubil, ya que en pleno, ni en consejo y menos ciervo de la sociedad, se despoja de tal portada de suciedad; para que de esta forma pueda revelar obviamente no como cualquiera, su verdadero aspecto que viene siendo, su frente trasero; y así se ve, o se adorna por delante, más no de frente. Asimismo se despoja y solamente ante cada una de las diputaciones de los ya divididos partidos, para así luego terminar, poniendo su cara partida, que viene siendo su auténtico anverso o lo que es igual su frente trasero.

Así que de esta manera, muchos de estos partidos ponen y venden hasta su “pompa” de trasero, de tal manera, que se traspasan, ofrecen y venden, cual boñiga caída al suelo, en cada uno de sus días, para así encubrir su asentar y de esta forma mostrar, disque fertilidad, para así justificar con sus propias excreciones, sus permanencias en sus anhelados y ajustados puestos “de gran deposición”.

Óigase bien, por que en estos casos no es un error ya que es igual hedor, su lugar “deposición” bien “ganado”, aunque en este último símil, el hedor es mejor el del ganado, logrando por la efectiva de su fértil boñiga, al hacer realidad para tantos y por tanto, con auténticos abonos de nobles resultados, los cuales son testimonio y garantía, para que YO no tenga que acudir y menos recurrir a comparar un buen y elegante “PARTIDO” con estas reales y ordinarias analogías, del querido, apreciado y reverenciado CULO con el despreciado, rechazado y degradado “partido”.

A estos tenores vienen acompañados los indecorosos y no tan dichosos resultados de los diferentes “partidos” ya que como cantores resuenan más imprudentes y repugnantes que el mal afamado culo y por supuesto con menos distinción que nuestra “tan bien” llamada admirada y hasta por muchos venerada retaguardia. Ellas que con toda propiedad y potestad se muestran, encarnando todas esas cumplidas y buenas acciones y por dotaciones, todas esas sus hermosas humanidades, que detrás y con buenas emisiones, sirven más y como verdadero sedimento, alivio y sustento a tantos seguidores, admiradores y estimadores que hacemos un verdadero culto a tan semejante garboso y justipreciado PARTIDO del CULO.

*Recibimos este artículo vía nuestro formulario de contacto.

No conocemos al dueño de los derechos la imagen utilizada, y no pretendemos violarlos. Si usted es el dueño y no considera que deba ser utilizada, envíenos un mensaje.

Share

Anuncios
Posted in: Uncategorized