¡Que viva para siempre nuestro próximo presidente!

Posted on junio 9, 2010 por

1



Por Franco Ñañez Eraso*

¡AURELIJUS RUTENIS ANTANAS MOCKUS SIVICKAS!

La política colombiana y latinoamericana, para no decir menos, vive una profunda contradicción:

a) Por un lado están en ella los que no deben estar, y b) por otro lado los que están pertenecen a estratos intelectuales degradados, y por ende, inconsecuentes con la realidad.

Por doloroso que sea aceptar lo anterior, significa que quienes no elegimos a mandatarios locales, y/o regionales, y/o nacionales, sin ir muy lejos, debemos cargar con la grave culpa: por nuestra indiferencia, el destino social, económico y político de nuestros pueblos sea manejado por completos esperpentos carentes de estética, incongruentes de nacimiento y deformes mentales, eso sí, ávidos por paladas y prebendas de cualquier calaña.

La política debe estar en manos de personas preparadas en el sentido estricto de la palabra, para que sea verdaderamente eficiente, con el fin de optimizar el uso de todos los recursos disponibles, y como requisito inexorable humanamente debe ser competente.

Ésta difícil, pero no imposible, misión exige, entre otras medidas, un gigantesco esfuerzo de capacitación y organización de las propuestas realizadas por verdaderos profesionales en cada tema -por insignificante o álgido que sea-, evitando así improvisaciones originadas en leguleyadas y trastadas de vividores del sistema estatal que, por su incapacidad pensante y su posición dominante, donan o entregan cargos a seudo profesionales que a duras penas saben leer y escribir, que entre tantos de estos, y sin salirnos del perímetro urbano de nuestras ciudades capitales, nos encontramos a infinidad de funcionarios corruptos avalados por concejales, diputados, representantes y senadores que como buenos maestros conforman los peligrosos nidos de serpientes cuando están dormidos, y las jaurías de ratas cuando están despiertos.

La tarea de un mandatario debe ser más de carácter gerencial/tecnológica que política y, consecuentemente, deberá ser entregada a un muy competente profesional, que debe demostrar con los hechos que es capaz de corregir las distorsiones de sus antecesores, optimizando escasos recursos y aprovechando al máximo los abundantes insumos intelectuales de que se rodee, para enfrentar el espectacular, pero inevitable, desafío de mejorar las condiciones de vida de su conciudadanos, por lo que indudablemente se requiere como propuesta absolutamente imprescindible formar una nueva generación como la que plantea MOCKUS con nuevos conocimientos, aptitudes, destrezas y sobre todo con nuevas actitudes de auto-confianza anímica y convicción de que somos nosotros mismos quienes debemos asumir este desafío, sencillamente porque, debido a su naturaleza, deberá ser compartido por todos los colombianos pensantes, por el amor a la naturaleza, a nosotros mismos y a Dios si quieren.

No permitamos que este desangre continúe, del que solamente se beneficiarán los mismos con las mismas, mientras el pueblo agónico desfallece frente a los que por fortuna hemos tenido un pedazo de pan para tranquilizar nuestro estómago.

En ANTANAS MOCKUS encontramos una sólida formación ética y humanística basada en los principios y valores de: disciplina, perseverancia y dedicación al trabajo, honestidad, honradez, puntualidad y responsabilidad, amor a la verdad y a la justicia, respeto al prójimo, a sus derechos y opiniones, espíritu de lealtad, ayuda mutua y solidaridad, espíritu de iniciativa y creatividad, permanente deseo de superarse y de alcanzar la excelencia, apertura al cambio y a la innovación; es en resumidas cuentas, quien nos está enseñando a rechazar el servilismo, la demagogia y el egoísmo.

Desgraciadamente, en nuestros hogares, y ya sabemos por culpa de quienes, la insuficiente e inadecuada formación que muchos hemos recibimos en nuestras infancias obliga a que conductas, hábitos y actitudes deban ser cambiados los deficientes y reforzados los recuperables, con planteamientos como los que nos enseñó MOCKUS desde Bogotá y que indiscutiblemente hoy lo llevarán a estructurar un país vivible y por consiguiente mejor, pues él si será capaz de educarnos con ejemplos claros e inteligentes, porque si mal no recuerdo fue un niño genio o prodigio o como quieran llamarlo, y así también fue Mozart quien todavía influye en los bebés dentro de los vientres de las madres.

Preguntémonos a cuantos países altamente civilizados y tercermundistas pordioseros como el nuestro les gustaría tener a un ANTANAS MOCKUS, y respondámonos honestamente: A TODOS, porque él ya demostró ser demasiado grande para las mentes estrechas y así de maltratados como estamos los que hacemos el intento de pensar, creemos que este gran hombre nació antes de tiempo, y precisamente por eso no debemos desaprovecharlo.

POR UNA COLOMBIA JUSTA Y SIN CRÍMENES
¡QUE VIVA PARA SIEMPRE NUESTRO PRÓXIMO PRESIDENTE!

*Recibimos este artículo vía nuestro formulario de contacto.

La fotografía pertenece a la campaña de Antanas Mockus

Share

Anuncios
Posted in: Uncategorized