La estatura presidencial

Posted on mayo 26, 2010 por

2



Por Juan David Ovalle

La presente no es una defensa (ni es necesaria, ni me la han pedido), sólo es la expresión de mi opinión, para los que me preguntan si todavía escribo. He escuchado tanto últimamente sobre las elecciones presidenciales, y es que cuántos quisieran estar en ese lugar, algunos por los motivos equivocados, otros sin motivos, pero otros porque son necesarios.

Antanas Mockus no es un típico político, es una persona con una creatividad colosal, con ideas distintas, con una lengua poco coordinada, una habilidad para el arrebato, y sobre todo, con una honestidad nada frecuente incluso para no políticos.

Todo ese carácter sumado a la necesidad de cambio y de forzar a algunos a dejar el poder, ha servido de piedra de tropiezo para caer en contradicciones; como lo dice Daniel Samper en su última Columna: “Su acusación contra el Polo en el sentido de que simpatiza con la lucha armada es un calumnioso refrito de las doctrinas Uribistas, que debería obligarlo a demostrar lo que afirma” , pero no basta con su último traspiés sino con el hecho de afirmar y reafirmar ser un acólito católico, situación a la que lo ha forzado la coyuntura, en un país que sólo es laico en el papel. Parece que para ser presidente de la república es un requisito infaltable ser católico y practicante de la iglesia más conservadora, un requisito que cumple por todos los frentes su contendor más cercano, que mientras alza la cruz en procesiones católicas, busca votos en iglesias protestantes.

Hay otros errores, que no tienen que ver con la creencia y la percepción, sino con el conocimiento, así lo ha mostrado la ignorancia de Mockus en derecho internacional ante la pregunta tendenciosa sobre la extradición del presidente, pero como bien dijo el mismo Antanas: nadie es sabio en todos los temas, y él ha asumido y rectificado su error, cosa que no hace Santos frente a temas como falsos positivos, Mancuso, JJ Rendón, y habrá que ver si pasa lo mismo con Julio Gallardo Archbold, coordinador político de Juan Manuel Santos, quien recientemente fue capturado por narcotráfico, y es que es mejor rectificar que continuar errando.

Un último punto de quiebre de Mockus -que no lo es tanto-, es su estilo argumentativo y de debate, y la duda que genera en tener la estatura presidencial por su falta de ideas, de plan de gobierno, y de carácter.

El primero es un estilo muy suyo, que muy pocos entienden, y es que aunque nos gustaría que filosofara menos, creo que lo hace por miedo al error, en consecuencia lo piensa todo de mas, pero hay que decir que en esencia todos somos una contradicción y no siempre se pueden sacar al conejo de la galera en una respuesta, pero lo que sí se puede hacer siempre es actuar de forma legal como lo decía Cicerón ser un esclavo de la ley, es aquí donde se demuestra la estatura presidencial de este candidato porque si alguien se pregunta cuales son las ideas de Mockus y cuál es su verdadero plan de gobierno, este es un libro llamado Constitución Política de Colombia de 1991, y su aplicación será el ceñirse al mismo.

Lo que trato de decir es que esta vez no estamos divididos en derechistas o izquierdistas, ricos o pobres, uribistas o anti uribistas, inteligentes o idiotas, superficiales o profundos, sino en los que se cansaron de la corrupción y los que no, los que buscan la esperanza por encima de la seguridad. Por esto creo que no es EL TIEMPO de Santos, es el tiempo del cambio, el mismo tiempo me hará rectificarme o me dará la razón pero por el momento es imprescindible salir a votar por la esperanza. Faltan menos de 4 días para tomar la decisión, y sólo espero que mi opinión, en este país tan falto de garantías y tan violento, no sea para mí el sacrificar un mundo por pulir un verso.

La imagen pertenece a la campaña de Antanas Mockus

Share

Anuncios
Posted in: Uncategorized