Mockus-Fajardo y otras aspiraciones.

Posted on abril 11, 2010 por

1



Por Sbasgomez

(Uso justo)Antanas Mockus

“…Empiezo por divisar una forma, una suerte de isla remota, que será después un relato o una poesía. Veo el fin y veo el principio, pero no lo que se halla entre los dos.” Los Conjurados. Jorge Luis Borges.

Lentamente se acerca el día de las elecciones y los candidatos se mueven cada vez con más rapidez en sus campañas, danzando [algunos torpemente] para seguir entregando volantes, algunos de esos papeles completamente inútiles que para desués de ese domingo incrementarán el tamaño de la basura que deberá ser recogida por las entidades de aseo urbano; para viajar, conceder entrevistas y demás, la situación es algo caótica.

Pero sin duda hay más importante que los medios anteriores, algo que, aunque suene un tanto demagógico, perdura en la mente de los votantes, y es el matiz de esperanza que imprime cada candidato para retornar la confianza perdida por las personas, que después de tantas catástrofes y de ver que la “situación” no mejora, ven en esta actividad “democrática” la posibilidad de escojer un mejor representante para la nación, uno que realmente tenga una visión totalizadora de lo que Colombia necesita.

En el país se habla con mucha insistencia de la coalición formada, ya hace varios días, por Antanas Mockus del Partido Verde y Sergio Fajardo de Compromiso Ciudadano por Colombia, una unión, para mi gusto: Sin precedentes, pero que tiene aún aspectos en los cuales pulirse.

Ustedes perdonarán la emoción con la que quizá manejo las cosas, pero entiendan, después de ocho años de Seguridad Democrática y de criticar las falencias del gobierno Uribe-Santos una oportunidad de estas debe ser bienvenida con la mayor pomposidad posible.

Muchos titulares de diarios anuncian el crecimiento de la “Marea Verde” y su influencia:

“La gente no quiere más la política tradicional”: Mockus. El Espectador

“Mockus es posible”. Daniel Samper. Artículo Impreso, Semana.com

Pero bueno, el movimiento aún no está completo, hace falta la publicación del plan de gobierno conjunto que habrá de presentar la coalición, y que quizá será la noticia más importante en los próximos días. Sin embargo, en esta ocasión quisiera analizar dos puntos importantes. Uno de ellos será el de “Gestión de los Recursos públicos” que propuso Antanas Mockus en su plan de gobierno publicado en la página del partido verde [enlace], y el segundo punto será el de “Educación” presentado por Sergio Fajardo en su página oficial [enlace].

Empecemos:

GESTIÓN DE LOS RECURSOS PÚBLICOS

* Fortalecer un sistema de planeación participativa de la inversión pública nacional, departamental, municipal y local.
* Fomentar la rendición de cuentas con evaluación técnica y social por las veedurías ciudadanas.

Es importante destacar la importancia que tienen las veedurías ciudadanas con esto de la planeación y el aprovechamiento de los recursos de la nación. Como lo dice su ahora fórmula vicepresidencial, Sergio Fajardo, la corrupción es uno de los problemas que desangran al país, es importante el fortalecimiento de los controles en pro de la consecución de una administración más transparente, y no sólo eso, la disponibilidad de la totalidad de los ingresos nacionales para su inverión en programas sociales o económicos en general.

Sin embargo, hay algo que no está muy claro en la cita y es la forma en la cual se cumplirá con el sistema de “planeación participativa”. ¿Audiencias públicas? ¿algún tipo de consejo municipal? [claro, guardando las distancias ante tanta superficialidad, por no decir más]. En cierto modo, la información que se brinda sobre algunas políticas presentadas en el sitio web es algo insuficiente, pero sigamos.

La importancia de la Gestión de los Recursos Públicos se extiende, y quizá se comprenda más, en los municipios [especialmente aquellos apartados] de Colombia. En esos lugares, donde el índice de ignorancia crece un poco más a comparación con las ciudades, dónde los habitantes cuentan con recursos más reducidos, dónde las oportunidades de trabajo son escazas, pues, es relativamente fácil que un “político” se muestre como la solución a sus dificultades y aproveche a sus anchas los recursos que se envían desde el gobierno central. Es hora de cambiar esa situación, es hora de que los organismos de control sean coordinados por gente capaz y ante todo transparente, se debe hacer una limpieza a fondo y empezando desde los organismos regionales [y quizá un “consejo comunal”, con un aire menos parecido al de un circo, sea una salida importante.].

Es el turno de la educación:

La educación es fuente de autonomía, libertad y progreso. Determina el futuro de las personas, no solo desde el punto de vista laboral, sino como factor de crecimiento personal. Abrir la puerta a las oportunidades necesariamente pasa por un desarrollo autónomo y libre que es el propósito último de la educación.

Ayer, después de mucho tiempo de estar ausente, regresé a la parroquia del condominio donde viven mis abuelos, el tiempo supo darme una buena sorpresa cuando me dí cuenta de que el párroco de siempre había sido reemplazado por otro señor de una avanzada edad. Pero bueno, eso no es lo más importante del caso, o lo más grave. Cuando la misa acabó, mi tío que es algo fastidioso le dijo algo así como “vota verde o vota blanco, padre, ¿no?”, la respuesta del padre fue de cierto modo contundente: “No votaría por ninguno de los candidatos en conciencia, pero no voto blanco porque ese tarjetón lo podrían usar”.

En ese momento me dí cuenta de que ni siquiera un funcionario de la iglesia, que ha sido instruido para llegar a donde está en estos momentos, se escapa de los repulsivos y deprimentes tentáculos de la ignorancia en este país. El hecho de que ese sacerdote no conozca la fuerza que puede tener el voto en blanco en unas elecciones es algo que a toda luz se puede calificar como “grave”, ahora bien, pensemos en el grado de desconocimiento que puede tener un campesino. Ellos, que votan por la confianza que les da una “Seguridad Democrática” maquillada y esparcida por funcionarios que la presentan como su única opción de defenderse de las guerrillas, o por un cien mil pesos que les ofrecen justo antes de entrar a las urnas, ellos son la población vulnerable, ellos son a quienes realmente se les debe dar la oportunidad de forjar unos principios y un punto de vista aceptable, que no se sigan ganando elecciones por estrategias tan bajas como esta, Colombia se merece una sociedad más preparada.

Por esas razones y muchas otras es que hoy doy mi voto por Antanas Mockus y Sergio Fajardo. Porque me cansé de la hipocresía y el oportunismo de Juan Manuel, porque definitivamente no votaría por Nohemí que va de partido en partido sin conocer a ciencia cierta lo que defiende y porque cada vez que me nombran a Pardo o a Vargas Lleras siento en ellos una incapacidad para gobernar correctamente que se puede sustentar en primera instancia con la calidad de las respuestas que dieron en el remedo de Debate Electoral que organizó RCN, entre otros.

Es hora de que salgamos a la calle, no a entregar como marionetas un montón de volantes que a la larga son inútiles, sino a informar como lo haría el buen Mockus o como lo ha hecho Fajardo recorriendo la escarpada geografía colombiana para así intentar tener una visión más amplia de lo que el país necesita. Es hora demos todas las razones por las cuales votaríamos por ellos, es hora de que acrecentemos la fuerza de la “Marea Verde” o como quieran llamarlo, porque la opción de cambio es hoy, no en la segunda vuelta ni dentro de cuatro años, es ahora que debemos apostarle a la renovación de las viejas maquinarias políticas para lograr un cambio real en nuestro gobierno.

Share

Anuncios
Posted in: Uncategorized