El voto vital de Mockus.

Posted on abril 10, 2010 por

4



Por Andrés Páramo

(Uso justo)Antanas Mockus

Sí, a mí también me gusta Antanas Mockus. Esa excentricidad de su pasado que siempre vuelve a nosotros como un remolino perdido en el mar; esa barba algo desaliñada que sirve, para efectos políticos, como símbolo de su inclinación académica; esas palabras siempre bien reposadas, en compañía de un movimiento sincrónico de sus manos; su batalla por la honestidad y la limpieza de los recursos públicos; la manera en la que formula ideas que buscan emprender soluciones estructurales.

Mockus le gusta a los jóvenes de este país. Es, por una ventaja abrumadora, el candidato que más seguidores tiene en redes sociales virtuales como Facebook. Además tiene el acierto no sólo de usarlas, sino de usarlas bien, cuestión que obviamente hace crecer su poderío electoral: inventa aplicaciones, actualiza su estado, manda mensajes, monta videos de él mismo.

Mockus gusta por no ser el político tradicional. Por su afán de impulsar políticas públicas arriesgadas, que al final del día redunden en la conciencia de las personas. Esto le imprime la característica de estar por fuera de las desgastadas maquinarias, cuestión que se refuerza cuando hace alianzas con políticos reconocidos por ser (ellos también) poco tradicionales. Funda movimientos que manden el mensaje de que una unión deliberada, entre pensamientos distintos, es la respuesta a la política moderna.

Estas cuestiones (las principales, aunque seguro hay más) lo vuelven un encantador de serpientes. Probalemente una aberración de lo que él quiere ser. Es decir, bastan  estos detalles para que miles de personas se adhieran a sus programas y a sus propuestas, sin conocerlos.

Las preguntas por el premio mayor: ¿de verdad conocen los fanáticos de Mockus sus propuestas? ¿Se han cuestionado alguna vez la existencia del Partido Verde y sus fuerzas internas a veces tan distintas? ¿sería fácil encontrar un seguidor de Mockus que sea coherente con el lema: “yo por Antanas y pídame argumentos”?

Pienso que muchos están embrujados con sus frases sueltas de “construir sobre lo construido” y de la “vida es sagrada”. Cuestión que, pese a ayudar a Mockus en las urnas, no pasan el examen de lo que él ha promovido toda la vida y por lo que ha luchado: un voto informado y una comunidad política educada.

El Mockus inventor de la campaña ciudadana de “Voto Vital” no admitiría un electorado que no conozca a fondo sus propuestas y vote por él simplemente por lo que aparenta representar. Él preferiría que no salieran a votar. No sé que prefiera el Mockus candidato, pero el sesgo por las ansias de presidencia, hace que no importe tanto.

Seguir el “Voto Vital”, un estudio detallado y crítico de las propuestas de todos los candidatos, es la salida a esta contradicción que suelen tener los seguidores de Mockus frente a Mockus. Sería muy bueno y además muy coherente, que sus más fieles partidarios se sentaran en la calle y expresaran: “estoy pensando mi voto”. Un aliento para la democracia.

Share

Anuncios
Posted in: Uncategorized