The Runaways: Mujeres al Rock

Posted on abril 9, 2010 por

3



Por Mockinpott

The Runaways en la portada de la revista Crawdaddy

(cc)Fire Monkey Fish

La banda The Runaways se precia de ser la primera en el rock compuesta totalmente por mujeres, entre las que se contaron las leyendas femeninas del género Lita Ford y Joan Jett. En sus cinco años de carrera (entre 1975 y 1980) esta banda abrió las puertas del Rock a las mujeres que soñaban con ser estrellas en esa historia. No sólo fue la plataforma de lanzamiento de las dos grandes figuras ya mencionadas, sino que abrió el campo para bandas venideras como Bikini Kill, Hole, Kittie, Le Tigre, The Go-Go’s y The Donnas.

Este año trae al público la película homónima de la banda que recrea su historia con la participación de Kristen Stewart como Joan Jett (guitarra y voz), Scout Taylor-Compton como Lita Ford (guitarra) y Dakota Fanning como Cherie Currie (voz). La película es dirigida por Floria Sigismondi -famosa por dirigir videos músicales, siendo este su debut en el cine- e inspirada en la publicación autobiográfica de la vocalista Neon Angel: The Cherie Currie Story. Al hablar con los medios sobre la película Joan Jett comentó que “no es sólo sobre una banda de mujeres, es acerca de romper barreras, es acerca de seguir los sueños, es una historia sobre la rebeldía frente a cumplir ciertos roles en la vida porque eso es lo que se espera”. Este estreno trajo a colación conflictos, luchas, debates y recuerdos que atañen a la banda, al Rock, a las mujeres y a las personas interesadas en cualquiera de ellas.

(cc)Jeremy Brooks

Tanto Joan Jett, que participó como productora ejecutiva del film, como las protagonistas Kristen Stewart y Dakota Fanning manifiestan su importancia en contar la lucha de estas mujeres por abrirse camino en el espacio del Rock dominado hasta entonces por varones (ver las entrevistas en la página de la película). Esta lucha fue, como todas las de mujeres, llena de sufrimientos y altos costos para quienes se embarcaron en ella. La historia de The Runaways es una historia de abusos, explotación, dominación y violencia; sin embargo, es también de quienes las enfrentaron para escribir la historia rockera de las féminas. Como manifiesta Joan Jett en la rueda de prensa antes mencionada: “Otras personas me llamarán rebelde, pero yo sólo siento que vivo mi vida haciendo lo que quiero. A veces la gente llama a eso rebelión, especialmente cuando eres una mujer. Cuando un hombre sabe lo que quiere, es un líder. Cuando una mujer sabe lo que quiere, es una arpía (…) Es completamente cierto. Me he encontrado con eso. Veo a otras mujeres en esa situación. Es real.”

Joan Jett

(cc)pinkBEAT

La película se enfoca en Joan Jett y Cherie Currie como protagonistas, son Kristen Stewart y Dakota Fanning quienes se presentan en afiches, trailers, ruedas de prensa, y demás material publicitario del film.  ¿Y Lita Ford? Aquellos que reconocemos su aporte tanto a la banda como a la historia del género nos asombramos por la ligera importancia que se le da en la promoción de la película. Lita dijo a la revista Rolling Stone que solo quería dejar claro que ella no tenía nada que ver con esta película, el manager de Joan Jett le ofreció mil dolares por sus derechos biográficos para su realización. “Me pareció algo repugnante. Ni siquiera respondimos”, dijo. También manifestó que el mencionado manager se ha empeñado en crear una guerra entre las dos desde 1985 a pesar del cariño que ella conserva por Joan. Sin embargo, en una nota de Guitar World, Lita comenta que a pesar de que no quería tener nada que ver con la película y de temer que su nombre sea usado en ella -por estar involucradas personas que se han dedicado a acabar con su carrera-, se sintió mejor tras conocer a la actriz que la interpreta: “Ella si tiene alma y corazón, no como algunos otros detrás de la película”, dice Lita refiriéndose a la actriz Scout Taylor-Compton que a su vez la reconoce como ícono del rock e ídolo personal.  

Lita Ford

(cc)Shadowgate

The Runaways no es el primer intento por narrar la historia de la banda en la pantalla grande, previamente se realizó un documental que revolcó las dificultades de la banda. En el año 2004 Victory Tischler-Blue, conocida en la banda como Vicki Blue (bajo -reemplazando a Jackie Fox en 1977-), lanzó Edgeplay, que recogía los testimonios de, entre otros y otras, aquellas que pertenecieron a la banda a excepción de Joan Jett. Aparentemente, la ausencia de esta última se debió no sólo al recelo de su manager sino también a diferencias en la visión de lo que debía ser aquel film. Mientras Vicki manifestó encontrar en el transcurso de la realización del documental una historia de explotación y abuso a un grupo de adolescentes ingenuas, Joan Jett quería que fuera una historia de Logros y luchas de mujeres pioneras en la escena del rock.  En una entrevista para Mirror Joan manifestó que “si va a haber una película sobre The Runaways, debe tratar acerca de nuestros logros, los tours que hicimos, las bandas con las que tocamos, la gente que inspiramos (…) En toda banda hay conflictos interpersonales, pero si creen que de eso se trataba The Runaways -romper bajos y ponerse maquillaje- pues, es decepcionante”.

(cc)Affendaddy

Esta pequeña pugna trajo problemas a la producción del documental, pues Joan se rehusó a ceder los derechos de la música de la banda. Victory Tischler-Blue cuenta en una entrevista para GLT cómo no se dio por vencida. Intentó conseguir los derechos de algunas canciones co-escritas por el productor de la banda Kim Fowley, pero él, después de pedir sumas de dinero por su participación en el documental que le fueron negadas, pidió que suprimieran una escena que lo comprometía. En esa escena, Cherrie Currie comenta que un día en que la banda tenía sólo un cuarto donde cambiarse Fowley entró y dijo “Les voy a enseñar cómo se debe fornicar” y procedió. Vickie narra “Él dijo ‘está bien, quiten la escena de ‘educación sexual’ donde me acusan de haber violado a algunas de ustedes.’ Dijimos cómo ‘Usted hizo eso’, y dijo ‘pues, no se si eso haya prescrito’.” Fowley cedió los derechos, pero renegó después cuando Cherrie contó la misma anécdota en un documental sobre el DJ Rodney Bingeinheimer llamado The Mayor of Sunset Strip. Finalmente, sacaron la escena de ambas películas en una labor conjunta con Joan y su manager. En un blog de LA weekly se cubre una reunión amigable entre Fowley y Cherie en 2008 donde se lee que este hecho “no necesariamente quiere decir que las acusaciones [de Cherrie] no sean ciertas, sino que (…) [ella] está feliz, saludable y lista para dejar el pasado atrás”.

Cherie Currie

(cc)sidewalk_story

La anécdota de la “educación sexual” no fue la única que resultó incomoda para algunos, la historia de The Runaways también incluye abusos de sustancias, un intento de suicido, relaciones lésbicas (no es por descalificarlas, pero aún hay mojigatos que se alarman con este tipo de cosas) y maltrato laboral -perpetrado principalmente por Kim Fowley-. A pesar de los abusos, la banda situó éxitos como “Queens of noise”, “Rock and Roll” y “Cherrie Bomb” en la historia del Rock y sentó un precedente invaluable para las mujeres que incursionaron en el género. La historia de esta agrupación es un testimonio de valentía, de una lucha aguerrida que aún hoy se da y de una resistencia a imposiciones que conservan los privilegios para los varones; es también una denuncia a la capacidad que tiene la sociedad de violentar a las mujeres incluso en una esfera contracultural y supuestamente revolucionaria y liberadora. Para disfrutar de esta historia audiovisual, les dejo los trailers del documental Edgeplay -en ingles- y de la película The Runaways -con subtítulos en español- que se estrenará pronto en Latinoamérica.

[Ver la promo en MySpace]

Share

Anuncios
Posted in: Uncategorized