De Facebook y nuevas costumbres sociales.

Posted on abril 7, 2010 por

1



Por Paola Ordóñez

(cc)CoreyHarris

¿Alguna vez se ha preguntado cómo las nuevas tecnologías han cambiado su vida? En clase, en el transporte público, en reuniones, juntas directivas y hasta en actividades deportivas hemos cambiado nuestros hábitos debido a los “avances” tecnológicos.

Es increíble como hemos perdido la capacidad de concentración. En cada actividad que hacemos estamos pendientes mil veces por minuto de si nos han llamado, enviado mensajes de texto, mensajes a nuestros correos –si en plural- electrónicos, etc. Vivimos casi las 24 horas del día bombardeados por información.

Es un tema en el que hay que pensar un poquito más, sin embargo, no quiero extenderme en esto. Mi propuesta hoy es que cada uno de ustedes dedique lo que se demoran en leer este artículo a pensar en cómo sus hábitos y costumbres sociales, en inclusive políticos, se ha visto transformado de una u otra forma por medio del uso de Facebook.

Yo no sé ustedes, pero yo me siento abrumada con la cantidad de información a la que tengo acceso, y diría casi me persigue, al momento de entrar a mi página de esta “red social. Piensen por 5 segundos a cuántos eventos lo invitaban a usted hace 5 años. ¿De cuantos eventos se enteraba usted después de llevarse a cabo? Saque un promedio semanal, inclusive mensual. Ahora parece a la fecha de hoy y trate de recordar cuantas invitaciones le has llegado en los últimos 15 días. Le apuesto a que no se acuerda de todos. Revise su cuenta en la red. “Gracias” a Facebook todo el mundo invita a todo lo imaginable. Fiestas con cualquier motivo, obras de teatro, grupos como “Zorras que se unen a grupos anti-zorras cuando ellas son las más zorras” búsquelo y verá que no le digo mentiras. Ahora tenemos que “attend” a veintemil eventos porque “ay pero si me invitaron, ¿cómo voy a dejar de ir? ¡Qué pesarrrr!”. Todos los días hay evento. Todos los días hay marcha política para esto y para aquello, para que Piedad se quite el turbante, para que el señor Procurador respete, para que Bogotá demuestre que es la ciudad que puede tener 654688135213200000000000 fans en la red. No más. No más acoso de Facebook.

Puede sonar un poco paranoico lo que digo y precisamente uso la exageración para enfatizar lo que señalo. (Sugerencia: Si estoy tan loca por qué es que en la barra de Google aparece automáticamente la siguiente búsqueda “como facebook me arruino la vida”. Piénsenlo).

Yo no les digo que cierren su cuenta y metan la página en el baúl de los recuerdos. Yo tampoco voy a cerrar la mía – no por lo pronto -. Mi invitación va muchos más allá de eso. Úsenla. Úsenla porque es útil para varias cosas, pero úsenla con habilidad. No dejen que una página les maneje la agenda, la vida, el novio y la familia. Ustedes son dueños de su página y de la información que ella les proporciona, no al revés.

P.d. A que no adivinan cuántas páginas de facebook dicen odiar facebook.

Share

Anuncios
Etiquetado: , ,
Posted in: Uncategorized