Hablando de revoluciones

Posted on marzo 14, 2010 por

0


Por Maria Camila Abisambra

(Tomada de Región Caribe)

Soy costeña, pero de nacimiento. He vivido toda mi vida en Bogota y la verdad voy a la costa en vacaciones, a visitar a mi familia. Sin embargo, cuando el gobernador Eduardo Verano propuso la idea de volver a ocho departamentos de la costa Atlántica en una región autónoma, se me despertó la curiosidad.

Esta no es la primera vez que hay ínfulas separatistas en Colombia. Sólo hay que remontarse a la guerra entre federalistas y centralistas en la época de Simón Bolívar. Sin embargo, esta idea no me recordó aquellas guerras sino que me pareció más similar a la separación de Panamá.

En 1903, Panamá se separó de Colombia para convertirse en una republica nueva. Las razones de su separación son varias y muy complejas, sin embargo, simplificando el asunto, Panamá se cansó de estar al margen de las decisiones políticas en una época muy turbulenta de la historia nacional. Además de esto, Panamá no consideraba justo que el gobierno centralista (Panamá luchó por una republica federalista) terminara beneficiándose por el canal de Panamá, que a pesar de no haber sido construido aun, presentaba una gran oportunidad económica para el gobierno Colombiano (Estados Unidos estaba dispuestos a pagar cantidades exorbitantes por el uso exclusivo del futuro canal). Finalmente, cuando Colombia rehusó la propuesta de Estados Unidos, este último ayudó a Panamá a separarse finalmente de Colombia.

Hoy en día, la costa atlántica se siente igual que Panamá. Después de 8 años de la presidencia de Álvaro Uribe, nos encontramos en una época de cambio político bastante grande. Vamos a cambiar de presidente después de ocho años, lo que indudablemente presentará una nueva agenda y dirección política para el país, y sin embargo, ¿donde está la importancia de las diferentes regiones de Colombia en esta importante decisión? En las noticias nunca se habla de qué pensarán en el Amazonas de las elecciones, o a quién apoya la región de la Orinoquía. No, de eso no se habla, sólo se discuten las encuestas hechas en Bogota y los alrededores de la misma, como si la elección presidencial fuera lo mismo que la elección de alcalde.

Para mi es innegable, la política nacional siempre ha sido pensada para Bogotá, y en muy pocas ocasiones se ha tratado de integrar al resto de país. Las consecuencias de esto son claras, el nacimiento de guerrillas en busca de una revolución que les permita acceso a la política y el nacimiento de paramilitares que han decidido tomarse la justicia en sus propias manos. Si quedan mas dudas, a mi me basta con oír hablar de política en las noticias como si el resto del país fuera inexistente.

Y a pesar de esta exclusión, todas las regiones de este país otorgan grandes beneficios para la ciudad de Bogotá. En la costa Atlántica se encuentra el Cerrejón, la mayor fuente de Carbón del país sin mencionar una de las únicas minas abiertas del mundo, se encuentra una gran fuente de ganadería para todo el país, grandes fuentes de gas natural, y cultivos de arroz y plátanos entre otros. Y esto, sin mencionar el factor turístico y el gran número de visitantes que van a ciudades como Cartagena en la cual hay patrimonios para la humanidad (la muralla antigua) según UNESCO. De estos factores económicos se beneficia todo el país, y sin embargo, se evidencia la exclusión de la zona atlántica con la falta de importancia que se la ha dado a su propuesta de convertirse en región autónoma.

Después de considerar todo esto, como costeña (así sólo sea de nacimiento) me siento molesta por la poca importancia que se le da a mi tierra natal. La costa atlántica ha sufrido muchísimo por mantener la estabilidad de la capital con las guerrillas y los paramilitares que han devastado la región en varias ocasiones, ¿y es que acaso este sacrificio no es suficiente para que nos incluyan en la política? ¿Es que acaso nuestro sufrimiento no cuenta?

Puedo entender a Panamá cuando decidió separarse de un país en el que no se tomaba en cuenta su voz cuando le otorgaba tantos beneficios, y puedo entender los sentimientos de la costa atlántica cuando dicen que pueden manejar mejor sus asuntos sin tener que involucrar a terceros que, en el fondo, no les importa su suerte. Como costeña quiero que la voz de mi gente cuente en la política nacional, y no sólo los productos que haya en la zona y los beneficios económicos que presenten para el resto del país.

Si es necesario que la región atlántica se convierta en región autónoma dentro del país, no sólo la apoyo sino que la defiendo ante cualquiera. Cuando la política nacional sea más incluyente y la voz, no solo de mi región sino de todas, cuente igual que la opinión de Bogotá, consideraré que la costa atlántica y los ideales centralistas se mantengan en el país. Hasta entonces, que se formalice el hecho de que cada región vela por sus propios intereses y no por el intereses de un país como un todo, ya que por los intereses del país, vela Bogota.

Share

Anuncios
Posted in: Uncategorized