En el país del nunca jamás

Posted on febrero 15, 2010 por

2


Por Maria Camila Abisambra

Wonderland_by_TomasGouveia

(cc)TomasGouveia

Voy a reconocer que cuando era una niña pequeña me encantaba la historia de Peter Pan. Yo quería irme con ellos hasta el país de nunca jamás y vivir como los niños perdidos. Quería jugar todo el día y olvidar las obligaciones que existen cuando uno se vuelve adulto. Yo quería que las hadas con su polvo me ayudaran a volar por los cielos de Londres y cruzar en la segunda estrella a la izquierda hasta el amanecer. Yo quería conocer a las princesas y a los piratas. Soñaba con vivir las aventuras de Peter y nunca tener que crecer, ni ser responsable, ni tener que parar de jugar y divertirme. Lo confieso, soñé muchísimo con el país de Nunca Jamás.

No puedo decir cual fue el momento exacto, pero un día desperté y me di cuenta que, en efecto, llegue al país de Nunca Jamás con el que tanto había sonado. El problema es que no es el lugar que me imaginaba. En vez princesas que pelean por su pueblo y sacrifican lo que sea por ellos, tenemos mujeres que se alían con otros países bajo el pretexto de ayudarnos, sin pensar en los efectos negativos que tienen en nuestro territorio, y que nunca se les ocurriría sacrificar algo por nosotros. Los piratas son los políticos, que nos viven prometiendo lo mismo y nunca cumplen. En vez de hadas y el polvo mágico, tenemos capos, narcotraficantes, y guerrillas. Y para colmo, resulta que el polvo mágico término siendo cocaína que exportan al extranjero y por la que se muere en nuestro país.

Todos somos niños perdidos, perdidos en un mundo de injusticia, violencia y guerra. Tan perdidos estamos que ni siquiera nos tomamos la molestia de participar para ver si cambiamos nuestro país. Nos quedamos con la idea que si somos niños perdidos, no tenemos que crecer. Si vivimos en el país de Nunca Jamás, ¿para que ser responsables? En nuestro país de Nunca Jamás las personas no quieren crecer, ni ser responsables porque a final de cuentas todos creemos lo mismo, “todo siempre va a ser igual”. Y yo me pregunto, ¿en que momento nos quedamos viviendo Peter Pan?

No somos niños perdidos y es momento de crecer como le toco a Wendy. Es momento de aceptar que no podemos vivir en cuentos de hadas y mucho menos permitir que el cuento de hadas se convierta en nuestra realidad. Tenemos que asumir nuestra responsabilidad y hacer un cambio porque sencillamente el País de Nunca Jamás no es el lugar para vivir. No podemos seguir viviendo en un mundo donde nunca jamás hubo paz, o justicia y pretender que las cosas cambien si nosotros no queremos cambiar. Es nuestra responsabilidad volver a la realidad y crecer.

Y lo entiendo, es mucho más fácil decirnos que igual nuestros votos no hacen la diferencia, que de verdad no estamos cambiando nada, que si al final todo es lo mismo no tiene importancia. Pero es momento de despertar y darnos cuenta del lugar en el que terminamos por pensar que no hacemos una diferencia. Terminamos en el País de Nunca Jamás, sin poder crecer y sin poder cambiar. Es hora de seguir a Wendy y salir de esta irrealidad en la que terminamos y lograr los cambios que tanto anhelamos para nuestro país. Ya no podemos ser niños perdidos, ya es momento de tomar la responsabilidad que tenemos por ser colombianos.

Share

Anuncios
Posted in: Uncategorized