Mi Nihilismo, Tu Temor.

Posted on diciembre 19, 2009 por

0


Por Camilli1240

(cc)gonc._a

Hay momentos en los cuales escapamos de la realidad, nos volvemos espectadores de nuestras vidas y realizamos preguntas cómo ¿por qué soy consciente de mis actos?, ¿por qué soy yo y no soy otro?,  ¿de dónde venimos?, ¿existe algún tipo de dios?

Posteriormente nos invade un frío lleno de temor y ansiedad, acompañado por un leve temblor…y luego regresamos a la realidad (en donde, para evitar pensar en esos temores, distraemos nuestra mente en cosas “importantes”).  Ese temor está siempre presente, pero generalmente  despierta en los momentos de crisis en los que buscamos respuestas a nuestras dudas mediante la creación de espejismos, mascaras e ilusiones vanas, las cuales más que ser útiles, son una respuesta para evitar la locura y tocar fondo en esas fatalidades.

Esas ilusiones no poseen una estructura lógica coherente que parta de premisas validas y verdaderas, por lo que siempre la conclusión va a ser errónea, y aunque sabemos que es así, preferimos vivir la mentira que levantar el telón para darnos cuenta que no hay respuesta a esas preguntas. Concretamente me refiero a la religión, a la adoración de símbolos falsos, y al egocentrismo.

La religión fue una forma de sustentar el mundo donde vivimos, pero desde la llegada del renacimiento se ha quedado corta para explicar el funcionamiento del universo; esa sustentación que propone la religión parte de premisas como la existencia un ser superior, un bien y un mal, un paraíso, o  los campos elíseos,  entre otras que no pueden ser comprobadas por nosotros, por lo que acudir a respuestas religiosas no sirve de nada aparte de ilusionarnos en vano.

Si acudiéramos a la biblia, por ejemplo, encontraríamos que se contradice, y se puede interpretar a beneficio del lector, por lo que  no hay respuestas en ella aparte de lo queremos oír, y un ejemplo de eso es la justificación de tantos “pecados” por medio de la biblia; ¿recuerdan la inquisición y las guerras “santas”? Actos contrarios al pensamiento cristiano.

Cuando me refiero a la adoración de símbolos falsos, hablo del enaltecimiento de valores como el dinero, el poder, las drogas, etc. Hay personas que justifican su modo de actuar, y responden las preguntas anteriores a favor de un valor que han hecho superior, pero al final es algo también vano, una máscara para ocultar la verdad de que no hay respuesta. Ni la vida ni el hombre  se pueden sustentar en creaciones del propio hombre, puesto que un hecho a piori, lógicamente, no se puede sustentar en uno a posteriori, y todos esos valores son productos del hombre o de su naturalez.

El egocentrismo es otra forma de auto ayudarnos, nos creemos un “superhombre”, la razón de universo, pensamos que el mundo está para servirnos puesto que somos el centro del universo, pero la “realidad” nos muestra que somos nadie, que siempre habrá alguien por encima de nosotros y que el “destino” o el fluir de nuestras vidas, más que a favor nuestro va a estar en contra, por lo que nosotros no somos la respuesta.

Al final nos damos cuenta que esa respuesta no está a nuestro alcance, y aunque a veces la creemos hallar en algún tipo de creencia, es solo una ilusión.

En mi caso pienso que la vida sigue y que por algo estoy aquí, aunque no lo sepa, por lo que no creo en mentiras, sólo vivo, muero y hago lo que puedo para hacer lo que quiero en mi existencia, por  lo que mi única creencia es que no hay posibles respuestas.

Share

Anuncios
Posted in: Uncategorized