El que la hace, la paga.

Posted on diciembre 19, 2009 por

4


Por Alejogalvis

Vivimos en un país en el que conseguir dinero por medio de actividades ilícitas es muy fácil. Desafortunadamente, son estos “trabajos” los que mayor rentabilidad dejan, generando que personas necesitadas acudan a ellos para ganarse la vida, aplicando la estrategia del poco esfuerzo y cuantiosa recompensa.

(cc)cvstodia

Este es el caso de un hombre que llegó a inspirar incluso una telenovela, transmitida en el horario de mayor sintonía en un canal nacional. Si, me refiero a David Murcia Guzmán, un sujeto que logró tener todo lo que quiso y volverse multimillonario de la noche a la mañana.

Este individuo vivió la gran vida aprovechándose de los ahorros que familias enteras le confiaron, para que este se dedicara a lavar dólares y a amasar una fortuna de valores exhorbitantes, pocas veces vistos en el país.

Este criminal fue condenado el pasado Miércoles 16 de Diciembre a cumplir una pena carcelaria de 30 años y 8 meses, la más alta que ha sido impuesta en el caso DMG. El gobierno nacional confirmó su clara decisión de entregar a Murcia a manos de las autoridades de la Justicia Norteamericana.

En el histórico fallo hace la aclaración de que Murcia deberá pagar su condena en Colombia, y en el caso de ser extraditado, deberá volver al país luego de responder en el extranjero por sus delitos para cumplir con la pena nacional. Además de las décadas que le esperan de prisión, también debe pagar una multa de 24.850 millones de Pesos,  una cifra irrisoria si se compara con los 4 billones que alcanzó a captar.

Un factor que el Juez cuarto especializado, José Reyes, tuvo en cuenta y recalcó en la lectura del fallo, fue la maquinación fraudulenta y conciente que Murcia tuvo de sus actos. Un hombre cuyo patrimonio no pasaba de 50 millones de Pesos y que trabajaba humildemente en su pueblo, terminó siendo un magnate de 2.260 millones de Pesos, dineros que en su mayoría no tuvieron un respaldo legal, y que a la final se volvieron pruebas cruciales para llegar al dictámen del fallo proferido al señor Murcia.

La ambición de este hombre fue en contra del Estado, desequilibrando su economía y afectando a miles de colombianos que perdieron sus ahorros y se quedaron literalmente en la calle. Es preferible tener poco, pero poder caminar con la frente en alto, sin deberle nada a nadie, que tener mucho, pero estar escondiendo todo y terminar finalmente en la prisión.

Share

Anuncios
Etiquetado: , ,
Posted in: Uncategorized