La prohibición de la dosis personal en Colombia: un paso más lejos de la solución y uno más cerca a la ineptitud

Posted on diciembre 11, 2009 por

10


Por Camilli1240

La reforma de los ineptos

El pasado miércoles 9 de noviembre el senado de la república, en una votación de 60 contra 14, luego de 5 intentos fallidos aprobó la prohibición del porte y consumo de la dosis personal como una medida en contra el narcotráfico, el aumento del consumo y los pequeños distribuidores o jíbaros, trayendo en concecuencia la  reforma el artículo 49 de la constitución Politíca colombiana.

Esta reforma constitucional ha sido altamente criticada puesto que ha sido tomada más como una medida contra el “micronarcotráfico” que contra el consumo de drogas, puesto que pretende solucionar el problema interno de la nación a través de la prohibición en vez de atacar directamente a los jíbaros, como lo han afirmado el precandidato presidencial Sergio Fajardo, el senador Juan Manuel Galán, el alcalde de Bogotá Samuel Moreno y Armando Benedetti.

El articulo 49 quedo de la siguiente manera:

“El porte y consumo de sustancias estupefacientes o sicotrópicas está prohibido, salvo prescripción médicas. Con fines preventivos y rehabilitadores la ley establecerá medidas y tratamientos administrativos de orden pedagógico, profiláctico o terapéutico para las personas que consuman dichas sustancias. El sometimiento a esas medidas y tratamientos requiere el consentimiento informado del adicto”.

Este artículo y su desarrollo por la ley son inviables, puesto que es imposible realizar una prohibición sin una acción coactiva, y en este caso se evidencia cuando vemos que, aunque una persona consuma o porte alguna droga desde que sea la dosis mínima no le pasará nada, por lo que esta medida no posee fuerza y no será acatada por los consumidores.

También es inviable la recuperación de los adictos tras la prohibición, puesto que si el adicto no quiere someterse al tratamiento el estado se libera de toda responsabilidad siendo lo mismo que ocurre en la actualidad, por lo que puedo concluir que ésta es una reforma que no sirve de nada puesto que no hay cambio en la situación del consumo, y lo único que se gana con esto es mostrar la incompetencia de nuestro congreso que hace leyes y reformas constitucionales inviables. Aunque cuando se desarrolle el art. 49 habrá un aumento de penas contra los jíbaros, esto no cambiará en nada la situación, y ha sido afirmado incluso por senadores como Armando Benedetti de la coalición de gobierno

Aunque critico la prohibición de la dosis personal, no afirmo que la solución se encuentre en la penalización de consumo de drogas, puesto que antes de la sentencia C-221 de 1994 estuvo penalizada esta conducta, y sin embargo existió un consumo de drogas, evidenciándose la ley 30 de 1986 la cual no era eficaz.

Existe una solución al problema: la legalización

Opino que el problema no se encuentra en el consumo sino en la mafia y para poder reducir el consumo de drogas hay que atacar al narcotráfico directamente y para esto hay una solución: la legalización, poco viable en un país conservador como Colombia pero que le quitaría el monopolio a los narcotraficantes, por lo que perderían su modo de ingresos y no sería un negocio tan rentable y en consecuencia traería la caída del poder de la mafia y disminuiría el consumo como pasa con el tabaco que aunque es legal disminuye su consumo, siendo el resultado muy similar al de la caída de la Ley Volstead en Estados Unidos durante los años 30, hecho permitió el consumo de licor tras la prohibición de 1919 que le trajo a Norteamérica sólo el problema de las mafias y el aumento en el consumo.

Si esta nación se quitara su peso moral, se acabaría el problema de mafias, los grupos armados perderían su entrada de ingresos, disminuirían los precios de las drogas por lo que el consumidor no se vería obligado a robar para conseguir la plata de su vicio y en consecuencia disminuiría la delincuencia común y sí la legalización se acompaña con una campaña explicando porque es malo consumir drogas, posiblemente disminuiría el consumo como pasa con el alcohol y el tabaco a diario puesto que luego de generar la concientización del adicto se podría llevar a un tratamiento y de esta manera superar la dependencia hacia esa sustancia.

Share

Anuncios
Posted in: Uncategorized