El Servicio Militar Obligatorio y la Objeción de Conciencia.

Posted on octubre 28, 2009 por

1


Por Paola Ordóñez

La semana pasada la Corte Constitucional tras fallar una demanda interpuesta por las organizaciones CIVIS, Acción Colectiva de Objetores y Objetoras de Conciencia, el Grupo de Derecho de Interés Público (G-DIP) y el Observatorio de Justicia Constitucional de la Facultad de Derecho de la Universidad de los Andes aceptó la posibilidad de alegar objeción de conciencia para no prestar el servicio militar obligatorio.

La objeción de conciencia ha sido una figura importante -en su mayoría desarrollada por la Corte- mediante la cual un ciudadano pide al Estado que se le exima de cumplir una obligación jurídica por ser ésta contraria a sus convicciones íntimas. La objeción de conciencia no se limita a la objeción por motivos religiosos, sino que también se extiende a razones de carácter ético o moral.

La Corte en su sentencia invita al legislador a actuar con diligencia y prontitud en la redacción de una ley que reglamente el servicio militar de manera exhaustiva incluyendo reglamentación especial frente a personas que por motivos filosóficos, morales, éticos, religiosos, etc. aleguen no ser aptos para prestar este servicio.

Considero que este fallo constituye un avance hacia en Estado cada vez más liberal, un Estado que respeta y escucha cada vez más las convicciones de sus ciudadanos por distintas que sean. Es sin duda un avance hacia la posibilidad de ser diferente y defenderlo sin miedo. Un avance hacia el pleno goce del derecho a la libertad de conciencia consagrado en nuestra Carta. Sin embargo, a pesar de esta ola de optimismo, temo que como ha sucedido con otros fallos importante de la Corte se repita la historia en la cual se cometen arbitrariedades por parte de la administración al no cumplir lo que ha sido ordenado por la Corte y nuevamente tiene que ser la rama judicial la que mediante acciones de tutela conceda el goce efectivo de estos derechos.

Espero que esta vez los colombianos no nos quedemos cruzados de brazos esperando esta iniciativa legislativa. Por una vez más voy a confiar en nuestro Congreso y prender una velita a ver si esta vez sí se cumple el milagrito.

Share

Anuncios
Posted in: Uncategorized