Los TRAPITOS Sucios Se Lavan En Casa.

Posted on octubre 22, 2009 por

10


Por Sergio Chiquillo

Martes 13 de octubre de 2009. Dicen que los martes 13 son de mala suerte, yo no soy supersticioso, así que creo que lo que le pasó a Claudia López no fue producto de una mala racha, sino que ella misma se lo buscó.

A ver, empecemos por el principio. Claudia López es una mujer sin igual, una periodista increíble. Yo puedo decir con orgullo que ella me ha dado una clase, de la cual aprendí mucho, donde explicó todo el proceso desde investigación hasta que finalmente se destapó la  olla de los parapolíticos. Este proceso fue realmente complicado y bastante laborioso, pero Claudia López lo resolvió de la mejor manera, convirtiéndose en la primera fuente para esclarecer los hechos del fenómeno de la parapolítica. ¿Claudia qué pasó? No puedo entender como una persona de esas cualidades comete ese error tan garrafal y esa decisión tan mal tomada de escribir “Reflexiones Sobre un Escándalo” que lo pueden encontrar en eltiempo.com

En su columna semanal del periódico El Tiempo, que era todos los martes, Claudia escribió acerca de lo mal que le pareció como el reconocido diario abordó el tema de Agro Ingreso Seguro. Entre muchos argumentos, lo que ella quiso decir fue que El Tiempo estaba sesgando la información por sus intereses en el tercer canal de televisión y su apoyo político a un socio del periódico: Juan Manuel Santos.

Debo confesar que antes de ser periodista, soy Administrador de Empresas, y lo que veo en ese artículo no es más que una inconformidad por parte de un empleado hacia la organización a la que pertenece. Lo que pasa es que lo hizo de la manera más inapropiada e hiriente para un jefe. Claudia fue muy ingenua si creyó que después de decirle a los miles de lectores de  El Tiempo, que el periódico era mentiroso, No iba pasar nada. El periódico no la censura y escribe una nota al final del artículo que dice que rechaza las opiniones de Claudia porque son falsas y que entiende el artículo como su carta de renuncia.

Es una lastima, porque Claudia debió usar los conductos regulares internos para expresar sus quejas e inconformidad y así pudo haber luchado desde adentro el mal  que amenaza el buen periodismo que ha manejado El Tiempo tradicionalmente.

No peleó la veracidad de los hechos que expone la columnista, de pronto Claudia tiene la total razón, pero esa no era la manera, en cambio sí se me hace acertada la reacción del periódico, ya que entendió que era una empleada demasiado insatisfecha y que uno está donde quiere estar, y que uno está con quién quiere estar ¿Si usted hubiera sido jefe que habría hecho? Este es un ejemplo de que los TRAPITOS sucios se lavan en casa, o  ¿qué los martes 13 son de mala suerte? No, no lo creo.

Share

Anuncios
Posted in: Uncategorized