El olvidado asombro de la imagen

Posted on octubre 19, 2009 por

1


Por Juanita Rodriguez Onzaga

“La idea de que las imagenes del mundo son mejores que el mundo. El esfuerzo de ciertos poderes por hacer que el mundo virtual nos fascine más que el mundo real” William Ospina

Hoy en día, inmersos en la cultura de la imagen, es relevante preguntarnos si hemos llegado al punto de darle más valor e importancia a las imágenes del mundo que al mundo mismo.  El Aleph  que esperabamos encontrar en un punto mágico, un lugar al cual queríamos viajar o crear, lo tenemos ahora en una pantalla. Sea la pantalla del computador, del televisor, de la cámara digital… están ahora fascinandonos más que el mundo en si?

¿Dónde queda la fascinación por el mundo real? ¿Desplazada por la multiplicidad de su faceta virtual?

La imagen va cayendo en la delgada linea de la banalización, lo que en sus inicios  era visto como una herramienta indispensable para el documento histórico (según Peter Burke y su estudio Visto y no visto) hoy en día nisiquiera cumple su función como registro de la realidad, hoy consiste del vender y venderse.  De venderle al mundo una imagen, una imagén de uno y del mundo. Donde el asombro ya no cabe, donde ya todo ha sido visto sin realmente haberlo visto.

Por medio de  la afamada herramienta facebook, estamos aprendiendo a vender una imagen de nosotros mismos, una faceta esteriotipada de la vida. Vender la vida como un ideal publicitario. Como fake plastic trees, sonrisas planeadas para la captura del flash.

¿La realidad solo tiene validez si está empantallada?

El mundo real sigue aca, solo que ya no sabemos si el protagonista de El Capo es el mismo que salió acusado en el noticiero hace una semana, si la muñeca de la mafia no es la misma Sara Corrales, si en la foto con fondo de L´Arc de Triomph  tiene mas primacía el “yo estuve alli” o el asombro infinito al acercarse a la Place Charles de Gaulle por semejante construcción colosal. Hemos saciado el asombro del mundo con las imagenes, los hemos mezclado … al llegar al punto donde no nos importa la sensación, el asombro, sino la imagen que queda plasmada en al pantalla.

Podemos vivir carpe diem sin pensar en dejar nuestro momento empantallado? Si viajas y no posteas las fotos en facebook… viajaste? Deberíamos dejar de intentar vendernos, simplemente abrir los ojos y saber que eso es la realidad.

Esto es tan solo un llamado. Un llamado a dejar que la realidad nos siga asombrando, a seguir mirando con nuestros ojos y no con las pantallas.

No me gustaría despertar un día y darme cuenta que mis gafas han sido reemplazadas por pantallas… aunque vayamos en camino a esto.

“Nadie miraba los vitrales, todos miraban las pantallas. Nadie miraba lo que iba a dejar allí, todos mirabamos lo que nos estabamos llevando” William Ospina

Anuncios
Etiquetado:
Posted in: Uncategorized