Colombia, un país sin identidad

Posted on octubre 15, 2009 por

7


Por Camilli1240

No es que sea un patriota, ni nada por el estilo pero quisiera hacer una crítica sin generalizar respecto a un fenómeno que he observado en gran parte de la población colombiana, el cual consiste en la falta de pertenencia nacional enalteciendo las costumbres extranjeras sobre las nuestras, al considerarlas populares, de mal gusto, mala educación o entre otros términos que usamos para atacar nuestro propio patrimonio.

Colombia es una mezcla de diversos grupos étnicos y culturales conformados por españoles, indígenas, africanos, alemanes, ingleses, palestinos, judíos  entre muchos otros grupos los cuales han creado lo que se podía llamar nuestro patrimonio, produciendo una mezcla dmuy rica a nivel cultural, la cual muchas veces degradamos, por cosas que no son propias de nuestra cultura sin importar el sexo, la raza o el estado socia aunque si se presenta más en las personas jóvenes de nuestro país. Considero que este fenómeno es causado principalmente por 3 causas: La globalización que permite la llegada de todo tipo de productos y costumbres, el elitismo colombiano que enaltece lo que ha llegado del extranjero, y los problemas nacionales a los cuales queremos escapar.

Cuando hablo de globalización me refiero al constante bombardeo de productos, marcas, arte y costumbres extranjeras, las cuales no son propias de nuestra cultura pero sin embargo las hemos enaltecido sobre lo nuestro, siendo un ejemplo de esto la preferencias musicales de los colombianos, preferimos el Rock, las rancheras, el reggaetón o la salsa, muchas veces sobre la cumbia o la guabina y muchas otras formas de nuestra música, exceptuando al  vallenato por fortuna a sobrevivido ante este bombardeo, simplemente por el hecho que significa sinónimo de fiesta. Pero también vemos esto en la comida, preferimos las hamburguesas, la lasaña y la pizza sobre la empanada, la mazamorra o la él sancocho, muchas veces escudándonos que el sancocho tiene muchos carbohidratos o la empanada mucha grasa ¿pero acaso las hamburguesas no la tienen?  Hemos llegado hasta el punto en que comer longaniza y morcilla –los cuales son herencia española curiosamente – nos parecen de mal gusto y de mala educación, pero ¿cuál es la diferencia entre un pedazo de longaniza y una salchicha alemana? Estas cuestiones nos las podemos preguntar al comparar una camisa nacional con una inglesa, aunque son de similar calidad, preferimos la otra por la marca, sin darnos cuenta que puede ser hecha en una maquila en Medellín y ser vendida con otra marca 3 veces más económica en un almacén nacional. Son innumerables los ejemplos, pero para contestar porque la globalización es la causante de este problema, diría que es gracias a los medios de comunicación que han anulado la distancia y el tiempo entre Europa y Colombia, por ejemplo, hacen una  llegada más fácil de productos los cuales se adaptan rápidamente a la cultura por el bombardeo constante que existe.

Siempre llegan los productos primero a las elites nacionales, la cuales se encuentran constantemente viajando al extranjero trayendo cosas y costumbres al país, la cuales  son tomadas por el pueblo muchas veces para querer aumentar un poco mas socialmente negando nuestras costumbres autóctonas sobre estas extranjeras. Pero este problema viene desde la colonia, puesto que los criollos que conformaban  las elites en el nuevo reino de granada, se mesclaban ni física, ni culturalmente con los indígenas y africanos, por cuéstenos de “linaje”  o “sangre” y un montonón de mitos sobre seres inferiores y superiores; pero al ser dirigida la independencia por esa elite, la cual nunca se a auto considerado latina, y plantarse en el poder durante la vida republicana hasta nuestros días, trajo como consecuencia que se continuara enalteciendo ese legado europeo cultural sobre el indígena  y africano, trayendo que muchas veces se negaran esas costumbres populares colombianas , al considerarse inferiores por una elite que imponía su forma del mundo en base a una concepción de ellos de Europa la  cual no se adaptaba a la de nuestra nación.

La realidad social es mi tercera causa del problema, puesto que por la violencia y la difícil situación económica del país, no autodenominamos incivilizados inconscientemente, al buscar soluciones en el extranjero políticas y económicas, las cuales no se adaptaban a nuestro caso y lo que han hecho es prolongar esos problemas aumentando la pobreza y la desigualdad social por culpa de esas políticas que no han solucionado los problemas que mencione al principio del párrafo. Hemos hecho de Estados Unidos o Alemania nuestro paraíso, sin darnos cuentas que vivimos en él, queriendo volver a Colombia Norteamérica, o en el mejor de los casos realizar el sueño americano desde nuestra propia percepción, desconociendo las diferencias que hay entre estos dos lugares.

Pero curiosamente esas personas que van en busca del sueño americano en la mayoría de los casos, son los que aprenden a valorar nuestra nación, puesto se da cuenta que eso que los hacía sentir inferiores es lo que marca la diferencia entre Colombia y el resto del mundo, tomando estas costumbres como un escudo para no perder la identidad y no ser absorbido y vencidos por ese difícil mundo capitalista y discriminativo, europeo al cual no estamos acostumbrados siendo tratados simplemente como sudacas.

Mi objetivo con este texto no era producir un sentimiento de patriotismo, ni que digamos “Colombia es pasión”, porque esos tipos de identidades en un país como Colombia son un negocio o un mecanismo de control social en la mayoría de los casos, pero sí que no nos avergoncemos ni inferioricemos nuestra cultura a costa de otras; tampoco quiero decir que comer hamburguesas es malo, pero lo que sí quiero decir es que ambas costumbres pueden convivir sin necesidad de inferiorizar la que es propiamente nuestra.

Share

Anuncios
Posted in: Opinión, Reflexiones