¿Cuánto vale la Santidad?

Posted on octubre 13, 2009 por

4


Por Lumiph

[picapp src=”6/b/9/a/Pope_Attends_Opening_fc40.jpg?adImageId=5424009&imageId=6702651″ width=”500″ height=”333″ /]

Hace ya algún tiempo, unas semanas más o menos, sostenía una discusión con uno de los novicios sobre Orígenes, a propósito de unas lecturas que debía hacer para mi clase de medieval. Orígenes no fue santo, pero sí se interesó mucho por cuestiones de la fe. José, así se llama el novicio, sostenía que Orígenes sí fue santo, pero que la Iglesia no la quiso canonizar. Yo, por mi parte, sostuve que si la Iglesia no lo canonizó fue porque de hecho no fue un santo, tuvo desaciertos en algunos planteamientos que se destacan por su ambigüedad y heterodoxia, como postular “dos creaciones”, “diferentes venidas salvíficas del logos”, o “una segunda crucifixión del logos” (1).

La discusión siguió y se llegó a plantear que la Iglesia no canoniza en virtud de la “santidad” de la persona, sino en virtud de si hay gente que pueda pagar el proceso de canonización. De eso se puede entender que mucha gente que está en los altares no fue de hecho ejemplos de vida al estilo de Jesús, sino simple gente con seguidores platudos; y entonces se cae en un relativismo, o una duda escrupulosa sobre si creo o no en éste o ésta que la Iglesia llamó santo o santa.

¿Pero puede ser la santidad cuestión de plata? No lo creo. Evidentemente un proceso para canonización es costoso, no lo niego, pero así una persona, agrupación, comunidad u orden haya pagado el proceso, la Iglesia estudia la vida del postulado, los testimonios que las personas que convivieron con él o ella tienen, los posibles episodios de éxtasis místico, las virtudes heroícas, el que realice milagros… y si esa persona no los cumple, por más plata que se invierta en el proceso la Iglesia no lo va a declarar santo.

Es irritante ver como las personas tienen en tan baja estima a la Iglesia y la creen capaz de hacer cosas como declarar digna de veneración y culto público a una persona sólo porque pagaron la plata necesaria para el proceso. Eso es tener un concepto bastante limitado de los criterios que tiene la Iglesia para las canonizaciones, que en algunos casos requieren de casi centurias para ser terminados y muchas veces no siempre terminan en declaraciones de santidad.

¿Cuánto vale la santidad? Vale una vida entera, una vida llena de buenas obras, de amor, de cariño, de esfuerzo por traer el Reino de los Cielos en cada mirada, en cada gesto, en cada palabra… parafrasearé una máxima de Santa Terista del Niño Jesús y que expresa de una manera exacta y profunda lo que considero vale la santidad:

La Santidad vale todo lo que vale una disposición del corazón que nos haga humildes y pequeños en los brazos de Dios, confiados enteramente en su bondad paternal

 

(1) Uriel Patiño, Los Padres de la Iglesia, pág. 76 

Share

Anuncios
Posted in: Opinión, Religión