¡Chávez, tu revolución me sabe a mierda!

Posted on octubre 10, 2009 por

4


Chavez no se va

(cc)Uh Ah ¡Chavez no se va!

Por Miedosa

Chávez, Chavito, Hugo, Huguin, San Hugo…¡eres un traidor!

Prometiste regresar al sueño de Bolívar, prometiste liberarnos del yugo gringo, prometiste traer justicia e igualdad a tu pueblo, prometiste una revolución verdadera, prometiste que sabías como hacerlo…pero eres peor que los cabrones a los que tanto criticas.

Eres peor porque no solo has engañado a tu pueblo -como suelen hacerlo todos-, sino que nos crees imbéciles, ignorantes y ciegos. Te escondes detrás del rojo de tu camiseta, detrás de un simbolismo…te crees pasión, te crees corazón, te crees salvación, pero eres la tormenta, la perdición, eres el fin de lo poco que teníamos. Sí, antes estabamos jodidos, pero teníamos esperanzas, teníamos ideas y sueños, teníamos la posibilidad de una revolución justiciera…pero nos emborrachaste con tus mentiras y ahora la revolución lleva tu nombre, ahora la revolución está jodida y ya no nos quedan esperanzas.

Se te subió el poder a la cabeza, igualito que a los Yankees que tanto odias; El azufre que olfateaste en la ONU salía de tu culo, no del de Bush. Te dejaste embaucar, engatusar, y al igual que Castro -tu mentor- te convertiste en traidor. Te olvidaste del espíritu de la revolución, del cambio. Una revolución no es victoriosa por montar en el poder a uno de los suyos -a pesar de lo que piensan tu y tu cubano amigo-, ese es sólo el primer paso. La revolución es victoriosa cuando representa y defiende los intereses de su pueblo, cuando satisface las necesidades básicas. La revolución no tiene como fin a un hombre, la revolución tiene como fin a un sistema que enaltezca al pueblo que lo creó.

Pero en tu afán por pelear, por ser el amo y maestro, se te olvidó escuchar lo que tu pueblo necesitaba. En tu afán por salir victorioso, utilizaste maniobras sucias, traicionaste a tu gente. Destruiste la oligarquía existente pero, en su lugar, pusiste a tus amigos -a tus compañeros de revolución-. La revolución que queríamos se convirtió en la revolución que tu querías.

Y ahora buscas armarte hasta los dientes. Gastas nuestro oro negro en armas que no necesitamos; respondes a amenazas que te llegan en tus sueños húmedos, y te olvidas que el pueblo venezolano -tu pueblo- se está desangrando; Tenemos hambre, Hugo, tenemos sed, presidente. Colaboras a diestra y siniestra a tus aliados en el sur, pero nosotros no vemos la inversión ni el progreso, la educación ha decaído y vemos materias que tu nos impones, la tecnología escasea y nos estamos quedando estancados. Y cuando el oro se nos acabe -porque se nos acabará-, ¿qué harás para salir adelante con un pueblo ignorante y sin fuerzas?.

Para colmo de males, se te ha olvidado que el pueblo somos todos los venezolanos, no sólo los que visten rojito rojito. Tienes miedo de que se diga la verdad, pero una revolución sin verdad es una revolución coja. Cierras medios de comunicación por ser un peligro a tu gobierno…un peligro a tu gobierno…pero no dices que el peligro es que las ideas suenen a verdad en nuestras mentes. Tienes miedo de que esos medios digan lo que tu camisa oculta. Un gobierno que no es capaz de soportar ideas contrarias, es un gobierno que oculta algo. ¿Qué nos ocultas, comandante? ¿A qué palabras les temes, Hugo?

Yo lo sé, tienes mucho miedo de que los venezolanos griten, así como la hago yo en este momento, que ¡tu revolución sabe a mierda!

Chavito, has traicionado a la revolución…

Share

Anuncios