El tiempo en que un pececito vale más que una persona

Posted on marzo 26, 2009 por

16


in-god-we-trust

(cc)carf

Por Lumiph

Para mucha gente, el despedirse de cualquier clase de pensamiento religioso o cualquier pensamiento piadoso, lleva a la claridad y a ver la realidad con unos ojos libres de cualquier clase de escrúpulos de modo que se tienen conclusiones de hecho verdaderas sobre el mundo o sobre lo que se quiera. Sin embargo, cuando esta idea se lleva al extremo, puede llevar a ideas irrisorias e irónicas.

Si no creen sólo hay que mirar lo que afirma Peter Singer. Sí, bueno, un desconocido para la mayoría de nosotros, pero no es cualquier aparecido de todos modos. Singer es un bioético de la universidad de Princeton que no tiene escrúpulos a la hora de apoyar el aborto, la eutanasia y los derechos animales. No sobra decir que tiene ideas marcadamente ateas, y por ende, ya alcanzó la libertad de pensamiento que tanto propugnan hoy día.

En A consistent atheist (artículo del cual extraigo la información) se expresa: “Mi colega Helga Kuhse y yo (Peter Singer), propusimos que un periodo de 28 días después del parto debería ser permitido para determinar si un niño tiene el mismo derecho a vivir que  otros“. El mismo artículo prosigue con: “Singer arguye que incluso los cerdos, las gallinas y los pescados tienen más signos de consciencia y de racionalidad  que los fetos humanos y, consecuentemente, presentan un clamor mayor por el derecho de vivir, mayor que el de los fetos humanos, los recién nacidos y las personas con discapacidades mentales“. En otras palabras, llegó el tiempo en el que los animales tienen más derechos que las personas; por Dios, ¿¡HASTA QUÉ PUNTO DE IDIOTEZ PUEDE LLEGAR UNA PERSONA!?

Muchos consideran que ver el mundo con una mirada llena de fe hace que todo pierda sentido, pues de lo único de lo que se pensaría sería de Dios… ¿pero tiene eso algo de malo?… ver a Dios en el aire, en el suelo, en las medias que aprietan demasiado… ver a Dios en las mujeres que pasan mientras se camina… ver a Dios en los árboles que se despiden a la par que uno se aleja… todo sería una intensa cita con Dios (sin llegar a confundir esto con un panteísmo filosófico)… ahí tendríamos que decir con Santa Teresita del Niño Jesús:

Todo es gracia

Es verdad, también, que no se puede meter a Dios en todo (si no se seguiría pensando que el centro del universo es la tierra y que además, es plana), pero todo sí tiene que ver con Dios (bueno, Él creó la tierra no importa la manera, es decir, si fue con el big bang o no). Alejarse de Dios puede dar (en casos aceptables) una forma de estudiar científicamente verídica y a la vez objetiva, pero, repito, extremar lo anterior genera unas conclusiones inaceptables, como el que un feto de animal tenga más derecho a vivir que un feto humano.

puedes recibir las actualizaciones del blog directamente en tu bandeja de entrada. Oprime aqui.

Anuncios
Posted in: Opinión, Religión