El POLO: Una sopa que se quemó

Posted on febrero 22, 2009 por

7


polo-democraticoFotografía por ..:. ninu .:.. distribuida con una licencia Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 License.

Por Luís Felipe Chisco

Tengo que ser claro: soy socialdemócrata. Por lo tanto, milimito en la izquierda. Así que los últimos hechos del PDA en lo corrido de este año no solo me tiene molesto, sino también profundamente triste. Lo que empezó como una verdadera alternativa de poder, que podía hacer un real contrapeso al guerrerista gobierno del presidente Uribe, terminó padeciendo de los mismos problemas presentes en la política tradicional.

Al comienzo, y por el sentimiento emotivo que significaron los 2.600.000 votos que obtuvo el doctor Carlos Gaviria en las últimas elecciones, parecía que el partido tenía una coherencia política única, con unas ideas que compartían todos sus integrantes y con unas aparentes ideas progresistas que la hicieron ser un actor positivo en el panorama político colombiano. Pero ahora, se estan viendo los problemas reales (estoy seguro que existían desde el principio) que escondía tanta belleza: el no ser un partido político donde todos sus militantes comparten una idea en común, sino una especie de coalición federalista con distintas vertientes de opinión, lo cual no es malo sino fuera porque estas nunca llegan a un consenso positivo.

Así, encontramos el pensamiento radical, que es encabezado por el MOIR de Enrique Robledo, el Partido Comunista y (¡oh sorpresa!) el mismo doctor Carlos Gaviria. Pensamiento retrograda que piensa que el mundo todavía esta en la Guerra Fría y, por lo tanto, es ambiguo cuando se refiere a la lucha armada y terrorista de las FARC. A su vez, pretende llevar el partido a un escenario sectarista aislado de una posible coalición contra-uribista, aniquilando de esta forma, al POLO del escenario político colombiano.

Después, encontramos el pensamiento clientelista del sector de la ANAPO y sus aliados (igualmente clientelistas), encabezado por el incompetente alcalde de Bogotá, Samuel Moreno, su hermano Iván Moreno y Jaime Dussan. Es un sector caracterizado por utilizar la actual maquinaria política de la alcaldía de Moreno para transar beneficios personales, y firmar contratos a favor de sus amigos, quienes generalmente son los que hacen girar la balanza a favor de los radicales o de los socialdemócratas. Por eso son tan deplorables, no utilizan argumentos ideológicos sino intercambios y favores burocráticos.

Finalmente, están los moderados, que yo llamo socialdemócratas. Caracterizados por tener ideas modernas, progresistas y avanzadas, con un pensamiento pacifista y democrático y con un amor infinito a la constitución del 91. Proponen condenar totalmente la guerra. Condenan la de Uribe, que ha enfatizado todos los aspectos de su gobierno en patrocinar la guerra, mientras se presenta un retroceso importante en lo social, situación que en ultimas alimenta la ignorancia, y ella misma a la guerra (circulo vicioso), como la de las FARC, que alimentan su terrorismo y su narcotráfico con un descarado e inadmisible discurso ultraísta. Este sector está encabezado por el senador Gustavo Petro y otras figuras sobresalientes como Maria Emma Mejia y Lucho Garzón.

Es evidente que esta unión es imposible de mantener. Es necesaria una división ante la irreconciliabilidad de sus partes, así, no es posible que el PDA se mantenga ni que tenga mucho menos vocación de poder con ideas claras.

El sector socialdemócrata tiene que separarse y formar otra coalición con destacados protagonista que concuerden con sus planteamientos, personas como Argelino Garzón, Íngrid Betancourt, algunos liberados, Luis Eduardo Garzón, Antanas Mockus, Alonso Salazar, Sergio Fajardo, etc.

Es una responsabilidad histórica que se presenta y que no se puede desaprovechar; del fracaso del POLO podría salir el éxito de todo un país, es el momento y todo se está dando.

puedes recibir las actualizaciones del blog directamente en tu bandeja de entrada. Oprime aqui.

Anuncios
Posted in: Opinión, Política