La Fortuna

Posted on diciembre 21, 2008 por

0


fuente

Por Guillo

Mi tio Jorge (QEPD) decía: En la vida, sólo hay 3 formas de hacer billete: Moliendo, Robando ó Comerciando.

  • Moliendo, es trabajando todo el santo dia como negro, dejando a un lado familia y sociedad para ganars e los pesos honradamente, es la manera más dificil pero más duradera.
  • Robando, es la manera más fácil y rápida de hacer la plata, pero en muchos casos con la misma rapidez que llega se vá.
  • Por último, comerciando, que no es más sino una combinación de las dos anteriores, un poquito trabajando, otro poquito robando, y así sucesivamente.

“Nadie puede amasar una fortuna sin hacer harina a los demás.” Manolito (El de Mafalda).

“Trabajar para ganarse la vida esta bien, pero por qué esa vida que uno se gana trabajando tiene que desperdiciarla trabajando para ganarse la vida.?”

Miguelito (El de Mafalda)

La primera frase la conozco porque mi papá suele decirla cada vez que debato con él acerca de la fortuna, y curiosamente buscando textualmente esa cita me encontré con la segunda, que para mí es una de las mejores frases que he leído en mucho tiempo acerca del trabajo (y/ó fortuna) con respecto a la vida que nos damos.

Primero definamos fortuna, para los romanos era fertilidad y buena suerte pero para nosotros aparentemente se convirtió en sinónimo de un símbolo de dólar, en capacidad adquisitiva, éxito y poder.

Yo quisiera saber, – ¿El dinero cambia a la gente? -.

Es una respuesta que no tengo con seguridad pero curiosamente la teoría que más me gusta de todas es la de Rubén Blades, “El dinero no hace malo a la gente, sólo acentúa lo que de antes (sin dinero) había dentro de sus corazones, si tu tenias malos deseos cuando no tenias dinero, el poder que te da el tenerlo te hace más malo aún y visceversa en el caso del bien”.

Lo cierto es que el dinero es apetecido y la cantidad que uno tenga comparado con el resto de la sociedad, crea una jerarquía que a mi forma de ver es insana, esa es la explicación del porque aparentemente la gente cuando se llena de dinero cambia, y en general lo hace más para mal que para bien; – ¿Qué quiere decir lo anterior? – El que tiene más dinero tiene mas poder, poder adquisitivo que se ve reflejado en capacidad de acaparamiento de atención, porque no hay nada más cierto que la lamboneria natural del ser humano – sí, por naturaleza somos unos lambones con los ricos -, y lo que voy a decir ahora mismo tenemos que aceptarlo todos, nos enamoramos de su dinero y vemos en nuestras actitudes diligentes para con ellos una mínima posibilidad y esperanza de que en un futuro – cercano o lejano – puedan ayudarnos económicamente, o hasta soñamos con que de pronto digan que nos regalan una casa, un carro, una beca, un ascenso.

Bueno, ya sabíamos todos desde antes de empezar con el artículo que nos encanta el dinero, eso no vale la pena ahondarlo, la pregunta de todos es – ¿Cúales son las maneras de conseguirlo? -, yo tengo una teoría acerca de eso, pero antes los invito a releer el encabezado en el cual mi tío Jorge Serrano (QEPD) le daba una respuesta muy acertada acerca de las formas de hacer dinero en nuestra corrupta sociedad actual.

Mi teoría de las formas de conseguir dinero:

– ¿En realidad existe una fórmula mágica para conseguir los preciados papelitos que día a día nos hacen madrugar y desperdiciar cada segundo de nuestra vida solo para “vivir mejor”?

La inteligencia?, los títulos?, las influencias?, las herencias?, los negocios de papi?, la american express?, las pirámides? (Tanto la rata mayor cómo los “incautos ahorradores” jajaja)…

No, no la hay, es más, para mis adentros la cantidad de ceros que hay en el extracto de saldo de tu cuenta no es más que un regalo del devenir de tu vida. “Los flujos de deseo proceden mediante afectos y devenires, con independencia del hecho de que puedan.” ; Esto quiere decir que un devenir es un deseo independiente de la capacidad de nuestro cuerpo y mente de lograr obtenerlo, osea, para mí, hay muchos esfuerzos que se pueden hacer para aumentar las probabilidades de ser millonario, pero sin suerte no hay ave maría que valga.

Todo negocio, ascenso o chanchullo, por mucho que le pongamos todo el empeño y las ganas, no serán nada si no tienen un toque de suerte que hace a nuestro producto apetecible ó hace a nuestro jefe buena gente ó crea la oportunidad de hacernos una platica por debajo de la mesa y mejor aún de darnos cuenta que la oportunidad existe, porque para la maldad se necesita cabeza.

Para mis adentros, acerca de la fortuna lo único cierto es lo que dice Miguelito (Frase 2, al inicio del artículo), es muy respetable el que muele y madruga todos los días para ganarse y/o robar un mejor pan para la familia o para él mismo; se merece un respeto por esa decisión, pero al final la realidad es que esta desperdiciando esa misma vida que quiere hacer mejor cada día, y cuando sea viejo se arrepentirá de no haberla aprovechado y tratar de recuperar ese tiempo perdido es mucho más difícil y mucho más mal visto.

En fin…, el éxito no es capacidad mental, no es capacidad física, no es ganas o empuje, es suerte, karma, el destino, la voluntad de Dios, como lo quieran llamar, lo cierto es que es algo que se nos sale de las manos por muy controlado que queramos tenerlo, porque hasta el rico más rico y el letrado más letrado del mundo, se pueden volver mendigos en un abrir y cerrar de ojos por cosas tan imprevistas como la caída de la bolsa o un terremoto.

Por eso como conclusión les digo: lo único eterno y controlable en la vida, la única fortuna, el único tesoro, son los que quieres y los que te quieren, los que ayudas y los que te ayudan, los que amas y los que te aman, lo único que vale la pena, es que tú valgas la pena.


¿Tienes algo para decir? Hazlo en los comentarios.

Si te ha gustado el artículo puedes recibir actualizaciones de Censura20 en tu correo oprimiendo aqui.

Anuncios
Etiquetado: ,
Posted in: Opinión, Reflexiones