¿”Ingrid Betancourt, personaje del año”?

Posted on diciembre 9, 2008 por

2


Por Sbasgomez

Basado en un artículo de El Espectador.

Nadie ha negado la barbarie del secuestro. En Colombia y en cada una de las naciones donde se tiene conocimiento de esta situación, los presidentes, los embajadores y los propios ciudadanos coinciden en una sola cosa cuando se habla de este grave tipo de violencia: “es una infamia”.

Ingrid Betancourt se convirtió, desde su liberación, en el ícono más importante de la campaña contra el secuestro. Desde que estuvo encadenada en las selvas colombianas, hasta su liberación, ha pasado de ser “el símbolo mundial del secuestro y en el tesoro más poderoso de chantaje político, moral y económico de las Farc.” a ser uno de los más importantes trofeos que ha logrado el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, un símbolo de quizás, una de las mejores operaciones militares planeadas en el país, un símbolo que ha logrado opacar incluso elementos tan importantes como un emblema internacional.

Leyendo un artículo publicado en la página web de El Espectador, más exactamente “Ingrid Betancourt, personaje del año”, de Héctor Abad Faciolince, he tomado conciencia de las pasiones que ha despertado la política colombo-francesa a lo largo del globo, al extremo de nominarla a un premio Nobel de paz.

Por favor, puede que la señora Betancourt haya sufrido mucho a causa de su secuestro, ya hace más de seis años, y todas las personas que de una u otra forma conocen su historia se alegran de su liberación, pero lo que no puedo concebir es la importancia que se le ha dado a su “Labor Humanitaria”, aún incipiente, y su posicionamiento como uno de los personajes más destacados de este 2008 que ya se despide.

Ingrid Betancourt es también símbolo de una campaña de seguridad que ha venido dando grandes frutos, hecho que se le agradece al señor presidente de la república, pero es también elemento demostrativo de la discriminación que sufre la nación. En las selvas colombianas se siguen pudriendo cientos de ciudadanos que reclaman también su libertad, y a pesar de los grandes esfuerzos de Ingrid ante las embajadas de los países europeos y de las constantes campañas televisivas no se ha escuchado aún otra iniciativa fuerte por parte del gobierno relacionada a un canje humanitario o a diálogos con los grupos armados, al contrario, hay medios que llegan al extremo del egoísmo nombrando únicamente la cantidad de políticos y militares de rangos sobresalientes que permanecen en medio de las accidentadas selvas colombianas.

Y las razones son obvias. El interés de gobiernos foráneos como el francés por la liberación de Ingrid era obvio, ella es un personaje sobresaliente, pertenece a la clase dominante de nuestro país, y lamentablemente esos son los ciudadanos que en últimas importan más, y por los que se lucha incansablemente, todo por un reconocimiento vano y pasajero. Sin embargo, el campesino, el artesano, el ganadero y en general el ciudadano común, jamás tendrá la misma importancia que las personas de la clase política de la nación, y esto, únicamente, porque ellos no impulsan proyectos de ley, o aparecen en televisión captando la atención de miles de personas o tienen grandes posesiones.

Ingrid Betancourt no es el personaje del año, y no porque no quiera reconocerle su esfuerzo en pro de sus “compatriotas secuestrados”, sino porque aún no ha acumulado más que millas alrededor del mundo, abrazos y saludos con los personajes sobresalientes de la política internacional y numerosas palabras de aliento que se han quedado en intenciones. Ingrid no es el personaje del año porque con sus viajes no ha logrado resultados positivos, y esto se debe fundamentalmente a tres cosas: el secuestro es un asunto que debe solucionarse internamente, a que ningún país está dispuesto a involucrarse en un problema que no es propio y a que Colombia no tiene la misma importancia que otras naciones ante los organismos internacionales, aunque hayamos mejorado nuestra situación y tengamos un fuerte deseo de limpiar nuestro nombre ante los entes mundiales.

¿Tienes algo para decir? Hazlo en los comentarios.

Si te ha gustado el artículo puedes recibir actualizaciones de Censura20 en tu correo oprimiendo aqui.

Anuncios
Etiquetado: ,
Posted in: Opinión, Política