El injusto sistema electoral estadounidense

Posted on noviembre 7, 2008 por

10


Por Lumiph

¿Qué tenía este personaje, este tal Obama?, ¿realmente era el mejor para los Estados Unidos?, ¿realmente era lo mejor para nuestros países latinoamericanos?. A estas preguntas solamente el tiempo y los hechos responderán. No comienzo esgrimiendo interrogantes de una forma retórica, ni tampoco me siento triste por el resultado de las elecciones, tampoco estoy feliz… solamente me siento algo… desorientado.

No sé si los padres fundadores estadounidenses realmente pretendían, con este inusual sistema electoral, colocar a su presidente con total legitimidad. A mí me parece que se esforzaron mucho pensando en un sistema bastante “ingenioso”, para ellos, pero que en realidad lo único que hace es darle más importancia a unos estados que a otros, restándole preponderancia a lo que siente en verdad el pueblo norteamericano.
Con esta forma de “democracia” las elecciones pueden llegar a basarse en un simple juego de matemáticas y en enfocar más esfuerzos y propagandas en unas regiones que en otras. Ni siquiera es necesario echarse viajes por todo el país; por ejemplo, como es bien sabido, para ganar estas elecciones se deben obtener como mínimo 270 votos electorales, Estados Unidos tiene 50 estados, pero con sólo ganar en 11 de estos ya se llega al número mágico; si se gana en California (55 votos electorales), Florida (27), Texas (34), Nueva York (31), Illinois (21), Ohio (20), Pensylvania (21), New Jersey (15), Georgia (15), Michigan (17) y Carolina del Norte (15) se obtienen en total 271 votos electorales; así el opositor gane en todos los restantes 39 estados, no va a ganar la presidencia porque el total de votos electorales que dan estos estados restantes es de 241. La pregunta que queda es, ¿y la gente que vive en estos 39 estados restantes qué?, ¿acaso sus deseos, opiniones y preferencias no importan?.

A mí me hubiera gustado saber quién ganaba con unas elecciones con voto directo; si Obama hubiera ganado con voto directo quizá no tendría tanto problema con su elección, pero es que, como ya lo he dicho, el sistema electoral estadounidense en bastante injusto e inequitativo.

Gracias a Dios en nustro país el voto sí es directo, con lo cual se está seguro de que quien sea que gane, ganó, no por un juego matemático, sino porque ese era realmente el sentir del pueblo y de la gente, el sentir más profundo de sus convicciones y el resultado de una democracia en verdad sólidamente constituída. Para bien o para mal, el nuevo presidente de Estados Unidos es Barack Obama.

¿Tienes algo para decir? Hazlo en los comentarios.

Si te ha gustado el artículo puedes recibir actualizaciones de Censura20 en tu correo oprimiendo aqui.

Anuncios
Etiquetado: , ,