Un tropezón más en el camino a Sudáfrica

Posted on octubre 13, 2008 por

2


Por Sbasgomez

Salvador Cabañas, el verdugo de Colombia.

Ayer la selección colombiana de futbol cayó derrotada nuevamente, en esta ocasión ante su similar de Paraguay con un resultado de 0 – 1. Los colombianos manteníamos la esperanza de que con la llegada de Eduardo Lara al comando de la tricolor, como técnico interino, traería una mejoría a la ya alicaída campaña colombiana en las eliminatorias.

Colombia llegaba con un total de 10 puntos y un aire de renovación ya conocido, quizá infundado por los medios de comunicación. La reaparición en la convocatoria de jugadores de experiencia como Miguel Calero y Mario Yepes empezó a ilusionar a la fanaticada, así como la llegada de jóvenes talentos como Freddy Montero y Juan Toja, este último, discípulo de Lara en el sudamericano sub 20 que tuvo a Colombia como campeón.

Del otro lado estaba la selección paraguaya, líder absoluta de la eliminatoria, con la delantera más goleadora del certamen y una solidez que le daba un aire de imbatibilidad. Sin embargo Colombia estaba obligada a sacar un resultado favorable en su casa, ante miles de aficionados que colmaron las gradas del estadio Nemesio Camacho “El Campin”, en la ciudad de Bogotá.

Los primeros instantes del partido ilusionaron con un juego vertical e incisivo de la selección colombiana a todos aquellos que posamos los ojos sobre un televisor, apoyando desde la distancia, y esperando un buen resultado. Sin embargo, esa ilusión no duraría mucho tiempo. Apenas habían trascurrido 9 minutos de la etapa inicial, y de nuevo la sombra del error y la mala fortuna acompañaron a los jugadores locales: un mal rechazo en el medio campo originó un espacio para que Salvador Cabañas, el buen delantero del cuadro guaraní lanzara un remate, que el portero Agustín Julio no pudo atajar.

Un gol doloroso por las circunstancias: Colombia estaba manejando el juego, se veía un ataque constante, pero también por la desatención del portero colombiano, quien se confió del remate y estuvo mal posicionado de cara al balón.

Ya era una historia conocida. Ante Uruguay y Chile había ocurrido la misma serie de sucesos: un juego esperanzador de la selección colombiana en los primeros minutos, un gol proveniente de errores en la salida del equipo y la posterior caída en el ritmo, pero sobre todo, en el ánimo de los jugadores de nuestra selección.

Esta ocasión fue diferente, Colombia intentó implementar medios para igualar la pizarra, pero aún hoy se sigue viendo un equipo bastante liviano en la zona de definición. Es cierto, el manejo de balón que se tiene es constante, pero cuando no sabemos qué hacer con la pelota, y cuando no hay criterio de decisión en el momento de buscar el arco rival, todo queda en una mera posibilidad.

El tiempo pasó, y se empezaron a dilucidar otros errores en la selección colombiana: la individualidad de algunos jugadores, el constante juego por la parte central del campo, que facilitaba la contención de los ataques por parte de la selección paraguaya. La falta de variables ofensivas sepultaron las esperanzas de obtener un resultado positivo. Vinieron los cambios, pero quizá ya era demasiado tarde.

Al final, la conclusión es la misma: la selección no es más que un cúmulo de esperanzas que se siembran a raíz de una serie de nombres, que si bien triunfan en cada una de las ligas en las que participan, no encuentran ese bloque sólido, ese entendimiento necesario para hacer de esta selección una protagonista del mundial que se realizará en Sudáfrica en el año 2010.

Se dice que la esperanza es lo último que se pierde, pero el presente de la selección no es lo suficientemente alentador como para pensar en un camino fácil para Colombia en el certamen eliminatorio. Ojalá dentro de un par de años los fanáticos del futbol no estemos programando nuestro calendario para ver un mundial ajeno a nuestros deseos, o mejor aun: que dentro de dos días no hayan caras largas después del juego con la selección Brasilera.

Al final, sólo queda esperar por una mejoría que fecha tras fecha no se ha visto llegar.

¿Tienes algo para decir? Hazlo en los comentarios.

Si te ha gustado el artículo puedes recibir actualizaciones de Censura20 en tu correo oprimiendo aqui.

Anuncios
Posted in: Deporte, Opinión