Liderazgo en tiempos de crisis

Posted on septiembre 30, 2008 por

3


Bill George. Llevó a Medtronic de tener unos ingresos de 1.1 billones de dolares a 60 billones.

Bill George. Llevó a Medtronic de tener unos ingresos de 1.1 billones de dólares a 60 billones.

Tuve la oportunidad de observar una síntesis del Foro Mundial de Negocios (World Business Forum) gracias a mi proveedor de televisión. El evento deja muchas enseñanzas y regala tanta información para ser procesada que es difícil canalizar todo lo aprendido en un solo escrito. Plantearé los puntos más importantes con respecto al liderazgo y a la forma en que personalmente afrontaría la actual crisis en Wall Street.

La primera idea que salta a la vista es el cambio de generaciones, el cambio hacia un nuevo siglo de líderes que se enfrentan a una perspectiva completamente distinta de la competitividad.

Ya no es necesario, como lo era en el siglo XX, un líder al estilo coronel de guerra, aquel que marcaba el paso y todos lo seguían. Atrás quedaron las guerras mundiales, el individualismo, la centralización del poder y del liderazgo.

El líder del presente, afirma Bill George, es aquella persona capaz de despertar el liderazgo en todos sus empleados, de fomentar el conocimiento y crecimiento personal. Un líder (no sólo empresarial, sino en todos los aspectos), no se siente amenazado por las fortalezas de sus subalternos, al contrario, le urge crear un ambiente en el cual estas se multipliquen, perfeccionen y eleven la calidad del empleado. No hay razón para temer el ascenso de los empleados, no sesga el papel de líder que otros puedan tener. Todos son socios trabajando por el bien común.

Entendiendo esto, hay dos puntos que muchos oradores recalcaron: la pasión por lo que se hace y la devoción al consumidor.

La clave para tener éxito radica principalemente en la dedicación con la que se trabaja.

Primero, antes de pensar en grandes ganancias o en fundar multinacionales, antes de ser admirado por colegas y reconocido a nivel mundial, es necesario asegurarnos de algo: lo que hacemos es lo que nos apasiona.

En el momento en que hallamos aquello que buscamos y que promete tener nuestra atención total, es necesario asegurarse de formar un equipo con nuestros mismos ideales, y sobretodo, que sientan la misma pasión por lo que planeamos hacer.

Sí, el dinero y el reconocimiento son motivos válidos para mejorar la competitividad, pero ninguno se compara con la pasión por lo que se hace. Cuando se toma la pasión como el motor de nuestros proyectos desde el principio, ya existe una ventaja sobre cualquier competidor. Si trabajamos con personas que comparten esa pasión, la empresa (o a lo que estemos aplicando esta teoría) se mantendrá unida durante las grandes crisis, siempre fiel a sus principios y al final, logrará prevalecer y seguir su crecimiento.

El liderazgo es una larga travesía hacia nuestra propia alma.

Bill George

En el momento en que logramos tener el motor de nuestro proyecto funcionando, cuando estamos seguros de que la pasión por lo que hacemos nos acompañará durante todo el proceso, es momento de tener en cuenta el siguiente punto: la devoción por los consumidores, por nuestros clientes.

El fin último de nuestra empresa, como ya sabemos, no es ganar dinero (aunque esto viene por añadidura), sino servir de alguna forma a la humanidad.

Narayana Murthy. Fundó infosys (hoy en dia una de las empresas más prometedoras de India) con tan solo 250 dólares.

Narayana Murthy. Fundó infosys (hoy en día una de las empresas más prometedoras de India) con tan solo 250 dólares.

Narayana Murthy contó que al tener su primera reunión para hablar del futuro de Infosys, solo contaba con 250 dólares y un grupo de emprendedores. En ese encuentro se discutió sobre cual sería el objetivo principal de la empresa (una de las desarrolladoras de software más importantes en el mundo), y llegaron a una sencilla conclusión: ser la empresa más respetada en el mundo.

Ese es el punto ideal, convertir nuestra creación en sinónimo de calidad y seguridad, obtener el reconocimiento de las personas, del mundo entero.

Si una empresa está haciendo las cosas bien, si la pauta no es marcada por lo que el competidor haga sino por lo que el consumidor demande, entonces siempre se va a obtener una preferencia en el mercado. La confianza de las personas es un bien invaluable.

Trabajar con pasión y tener como meta clara el mejoramiento de las condiciones de la humanidad, de nuestros clientes, es la clave para ser exitoso en cualquier empresa que nos embarquemos. Además, estas condiciones infunden inspiración en todos aquellos que nos rodean, los contagia y anima para trabajar fuertemente, encontrar la pasión en ellos mismos y colaborar activamente en la persecución de nuestras metas.

En los momentos de crisis es necesario recordar los puntos ya tratados. La urgencia del momento no debe llevarnos a tomar medidas apresuradas que afecten nuestra visión a largo plazo, un verdadero líder mantiene presente sus ambiciones del futuro, todo hace parte de un gran plan, un gran proyecto y no se puede modificar el curso por haber encontrado un pequeño obstáculo. La crisis durará máximo un año, nuestro proyecto debe tener una vida mucho más larga.

Por supuesto, deben realizarse ajustes: cortar gastos innecesarios, aprovechar el tiempo para una reestructuración y mejor canalización de los recursos. Tomar decisiones es parte del proceso, no hay que temer al decidir por el bien de la compañía.

Jim Cramer. Una de las personalidades más reconocidas en Wall Street.

Jim Cramer. Una de las personalidades más reconocidas en Wall Street.

Desde el punto de vista individual, Jim Cramer nos regala el mejor aviso financiero del momento: Quedarse quietos, tener paciencia y seguir atentamente el mercado.

En mi opinión, el inversionista debe abstenerse de buscar grandes riesgos, aprovechar las empresas fuertes que han perdido valor en el mercado y comprar acciones de ellas, ya saben, aquellas que no quebrarán a pesar de la crisis (Google, Apple, Microsoft, Pepsi, etc).

Los mercados estan temblando y muchos ejecutivos han quedado en la calle, lo mejor es calmarse y continuar haciendo aquello que los apasiona.

Al final, todo se reduce a una situación hipotética que planteó Bill George: Cuando, en los últimos años de tu vida, estés reunido con toda la familia y tu nieta favorita se acerque y pregunte “¿Qué hiciste para hacer una diferencia en el mundo?”, lo mejor no será responder que recaudaste suficiente dinero para no tener que trabajar por el resto de tu vida. Cuando te hagan la pregunta…¿Qué responderás?

Cuando morimos, lo único que podemos llevar con nosotros es aquello que dejamos atrás.

Bill George

¿Tienes algo para decir? Hazlo en los comentarios.

Si te ha gustado el artículo puedes recibir actualizaciones de Censura20 en tu correo oprimiendo aqui.

Anuncios
Posted in: Opinión, Reflexiones